LOS GEOMÉTRICOS COPOS DE NIEVE DE ALEXEY KLJATOV

LOS GEOMÉTRICOS COPOS DE NIEVE DE ALEXEY KLJATOV

El fotógrafo ruso Alexey Kljatov aisla los copos de nieve del patio trasero de su casa de Moscú antes de fotografiarlos.
Su objetivo es captar de forma individual la geometría y belleza de su estructura cristalina.

Para realizar cada una de sus instantáneas únicamente ilumina el hielo con una linterna LED y pone una tela de lana oscura como fondo.
Estas son algunas de sus mejores imágenes.

Vía: ALLPE

1528690_10202167952212998_806218384_n

1463068_10202167955253074_265670795_n

1471376_10202167954453054_1902096459_n

Las “varas mágicas” de los dioses.

A la manera de un “mago” que en escena saca de la galera un conejo asustado luego de un par de toques con su “varita mágica”, los dioses de antaño hicieron también uso de un instrumento parecido, que dicho sea de paso serviría más bien para asar a gusto al susodicho mamífero. Se trataba de algo como un cetro, cayado, bastón o vara, el cual, en ocasiones, entregaron como símbolo de autoridad a ciertos hombres elegidos por ellos como interlocutores. Moisés y la “vara de Dios”


¿Podría ser el cayado de Moisés algún artilugio para interactuar con Yavhé?

Sin duda, un caso emblemático es el de Moisés. Basta recordar sino el famoso Paso del Mar Rojo protagonizado por el pueblo judío. Perseguidos por la caballería y los carros del faraón, los hijos de Israel se vieron perdidos. Sin escape posible, clamaron por sus vidas al “Señor” y a Moisés diciendo: “¿Acaso faltaban sepulturas en Egipto para que nos hayas traído a que muriésemos en el desierto? ¿Qué designio ha sido el tuyo en sacarnos de Egipto?” (Biblia, Éxodo 14,11). A lo que Moisés respondió: “No temáis, estad firmes y veréis los prodigios que ha de obrar hoy el Señor, pues esos egipcios que ahora estáis viendo ya nunca jamás los volveréis a ver.” (Biblia, Éxodo 14,13). Y ciertamente que Moisés no exageraba pues los acontecimientos que siguieron fueron la contundente prueba del tremendo poder de Yahvé. ¿Un poder de tecnología avanzada disimulado por la incomprensión de un pueblo primitivo?
Las órdenes de Yahvé a Moisés fueron muy claras: “Di a los hijos de Israel que marchen. Y tú levanta tu vara, y extiende tu mano sobre el mar, y divídelo, para que los hijos de Israel caminen por en medio de él a pie enjuto.” (Biblia, Éxodo 14, 15 -16). Y entonces ocurrió…“Extendió, pues, Moisés la mano sobre el mar, y el Señor hizo retroceder el mar por medio de un fuerte viento del este, que sopló toda la noche, con lo que el mar vino a ser suelo enjuto, y las aguas quedaron divididas. Los hijos de Israel pasaron en medio del mar, sobre suelo enjuto, teniendo las aguas como por muro a derecha e izquierda.” (Biblia, Éxodo 14, 21-22). ¿Qué poder encerrado en la vara de Moisés permitió realizar tal proeza que nos hace pensar en un “campo de fuerza” de ciencia-ficción? Como fuere, parece evidente que ese supuesto “campo de contención” requería de un cierto tiempo para formarse, pero su anulación podía lograse con rapidez. Al menos eso se desprende de la suerte que les cayó encima (literalmente hablando) a los egipcios… “Entonces dijo el Señor a Moisés: Extiende tu mano sobre el mar, para que se reúnan las aguas sobre los egipcios, sobre sus carros y caballos. Luego que Moisés extendió su mano sobre el mar, se volvió éste a su sitio al rayar el alba; y huyendo los egipcios, las aguas los sobrecogieron, y el Señor los envolvió en medio de las olas. Así, las aguas vueltas a su curso, sumergieron los carros y la caballería de todo el ejército del faraón, que había entrado en el mar en seguimiento de Israel: ni uno siquiera se salvó.” (Biblia, Éxodo 14, 26-27-28). No obstante, y para disipar dudas acerca del enorme poder del cayado del patriarca, aún podemos encontrar otras pruebas de su variada utilidad. En efecto, hallándose el pueblo de Israel en el desierto falto de agua, una vez más reclamaron a Moisés por su desgraciada suerte. Acosados por a sed y temerosos ante la muerte inminente, decían: “¿Por qué nos has hecho salir de Egipto para matarnos de sed a nosotros y a nuestros hijos y ganados?” Y ante esto, de nuevo intervino Yahvé ordenándole a Moisés (quien al parecer desconocía algunas de las funciones del instrumento que tenía en sus manos): “Adelántate al pueblo, llevando contigo algunos de los ancianos de Israel, y toma en tu mano la vara con que heriste el río y vete.” Y agregó seguidamente: “Yo estaré delante de ti, allá en la peña de Horeb, y herirás la peña y brotará de ella agua para que beba el pueblo.” (Biblia, Éxodo 17, 5-6). Pero, no sería ésta la última vez que Moisés utilizaría el poder de su vara. De hecho, durante la batalla contra los amalecitas, el sorprendente artefacto se convirtió en una efectiva arma que decidió la suerte de los israelitas. Leamos pues la narración bíblica que, por su claridad, no tiene desperdicio… “Y dijo Moisés a Josué: Escoge hombres y ve a pelear contra los amalecitas: mañana yo estaré en la cima del monte, teniendo la vara de Dios en mi mano. Hizo Josué lo que Moisés había dicho y trabó combate con Amalec. Entretanto, Moisés y Aarón y Hur subieron a la cima del monte. Y cuando Moisés alzaba las manos, vencía Israel; mas si las bajaba, Amalec tenía la ventaja. Ya los brazos de Moisés estaban cansados, por lo que, tomando una piedra, pusiéronsela debajo y sentose en ella, y Aarón de una parte y Hur de la otra, le sostenían los brazos; los cuales de esta manera permanecieron inmóviles hasta que se puso el Sol. Y Josué derrotó a Amalec y pasó a cuchillo su gente.” (Biblia, Éxodo 17, 9-10-11-12-13). El “kop” de Bep-Kororoti Curiosamente, una antiquísima leyenda del Amazonas habla de un instrumento con similar poder en manos de un extraño visitante que habría vivido algún tiempo entre los indios kayapos —una tribu que habita a orillas del río Fresco, en el sur del Estado de Para, en Brasil. El extranjero se llamaba Bep-Kororoti, lo que en lengua de los indígenas significa “Vengo del Universo”. ¿Se trataba acaso de un ser venido del Espacio Exterior? ¿Un antiguo astronauta? Es muy posible, ya que si nos guiamos por lo que la memoria tribal ha registrado, Bep-Kororoti parece más bien un personaje salido de un episodio de Star Trek. En apretado resumen, su historia entre los kayapos, dada a conocer por vez primera por el prestigioso indigenista Joao Américo Peret en su trabajo “Bep-kororoti o Guerreiro do Espaço” , fue más o menos así: apareció de buenas a primeras en la aldea vistiendo un raro traje que lo cubría de pies a cabeza y empuñando un arma con forma de bastón que lanzaba rayos. Tal vara o bastón fue llamada “kop” por los nativos, quienes muy pronto conocieron su poderío. De hecho, apenas llegado, los jóvenes guerreros de la tribu atacaron al intruso y fueron derribados de inmediato por efecto del arma/vara. Se dice que Bep-Kororoti alzó en un momento su “kop” y apuntando a un árbol y luego a una piedra destruyó ambos en un santiamén, demostrando así que no había venido a dañarlos. Ya admitido en la tribu como un guerrero de gran valor, el “visitante del Cosmos” convivió durante años con los kayapos, se casó, tuvo descendencia, y finalmente partió de regreso a su mundo en las estrellas. Durante ese tiempo, él usó su “kop” varias veces, especialmente cuando la caza escaseaba y partía con su arma/vara y, como dice la leyenda, “mataba los animales sin herirlos”. En una ocasión, además, el tremendo poder del arma del “guerrero del Cosmos” fue decididamente devastador cuando, presa de la ira, y seguido por los indígenas, él llegó hasta la cumbre de una montaña cercana a la aldea y para espanto de todos destrozó con su “kop” todo cuanto había a su paso…


Fiesta en la que los kayapos recuerdan a Bep-Kororoti, un “astronauta antiguo”.

Actualmente, los kayapos celebran el recuerdo de Bep-Kororoti con una fiesta que incluye una muy particular vestimenta ritual que se asemeja mucho al traje de un astronauta, tal y como puede apreciarse en la foto que se muestra arriba de estas líneas, donde, claro, la larga vara que empuña el indígena que hace las veces del homenajeado representa el arma que se menciona aquí como “kop”. Más “varas mágicas” “Vara de Dios”, “kop”… ¿Acaso los nombres importan? En los libros budistas del Tíbet nos será posible identificar objetos como estos con el “bastón del porvenir” o “Dordie”, caído “milagrosamente” del cielo en las cercanías del monasterio de Sera, en Lhassa. Y sin esforzarnos en buscar muy profundo entre las restantes leyendas, fácilmente nos encontraremos con instrumentos similares tanto en aquella “vara mágica” con la que el dios griego Dionisio venció al gigante Euritos, como en el bastón del dios tártaro Hades. O quizá más inconfundible todavía nos resulte su identificación en la leyenda india que narra cómo el héroe Kashyab, utilizando una “vara mágica”, dividió los montes de Cachemira. En Sudamérica, el buen dios Quetzalcóatl era representado a menudo portando una especie de bastón de mando. Y Apu Inti, el Dios Sol, deidad principal y creador del imperio incaico, fue quien, según la leyenda, entregó a Manco Capac (fundador del imperio junto con Mama Occlo) una vara de oro ordenándole abandonar las aguas del Lago Titicaca, donde ambos vivían, y erigir la capital del futuro imperio allí donde la vara se clavara en el suelo. El cayado de Viracocha

Viracocha fue siempre recordado por los incas como un dios benevolente, portador de cultura y muy poderoso. En una de las muchas leyendas que aluden a él se menciona un arma en forma de cayado, cuyo poder es ostensible. Al parecer, los acontecimientos habrían tenido lugar en la actual localidad de Caxha, cuando sus habitantes decidieron matar a Viracocha, molestos por su “vestimenta y su porte tan extraño”. Pero, dejemos que el relato corra por cuenta del historiador Pedro Sarmiento de Gamboa: “Ya habían empuñado las armas contra él, cuando, enterado Viracocha de sus perversas intenciones, se arrodilló en un lugar llano, y elevó las manos plegadas y la mirada al cielo; y de lo alto llovió fuego sobre quienes estaban sobre la montaña y quemó todo el paraje; tierra y piedras ardieron como paja. El terror se apoderó de los malvados perseguidores ante aquel espantoso fuego, y corriendo se abalanzaron a donde estaba Viracocha, arrojándose a sus pies en demanda de gracia.”


El Dios de los Báculos, Puerta del Sol, Tiahuanaco.

“Viracocha —continúa narrando Sarmiento de Gamboa— , ganado por la compasión, fue al fuego y lo apagó con su cayado. Pero el monte quedó calcinado y las mismas piedras se habían quedado tan ligeras como consecuencia del enorme calor del fuego, que un hombre podía llevar ahora fácilmente alguna que habitualmente no podría haber transportado un carro, lo cual se puede hoy constatar. Y es cosa prodigiosa de este paraje y monte, que todo haya quedado arrasado en un cuarto de legua; se encuentra en la provincia de Collao.” Supondremos aquí que las comparaciones con los acontecimientos de Sodoma y Gomorra son “odiosas” y en cualquier caso innecesarias, pero es seguramente cierto que la conflagración que menciona la leyenda no salió de una “fogata de campamento”…Y como sea, es bien evidente que el cayado utilizado por Viracocha encerraba un altísimo poder con el cual pudo desencadenar de inmediato un pavoroso infierno así como sofocar el fuego al momento. No es por lo tanto, según parece, simplemente antojadizo el motivo que bellamente adorna el friso de la magnífica Puerta del Sol en la enigmática ciudad de Tiwanaku —“que construyeron en una noche”— , con sus raros seres provistos de alas y con cabeza de gavilán, presididos por el gran dios que sostiene dos cetros que simbolizan su supremacía y cualidad celestial. Desafortunadamente, es seguro que nunca jamás encontraremos un solo instrumento de ese tipo dejado en alguna parte por dioses o entrenados olvidadizos, puesto que si la cosa es como dicen los “magos” varita en mano…no hay…”nada por aquí, nada por allí”. Y aunque ello bien pueda sonar a broma, no es en ningún caso una ironía…

http://www.antiguosastronautas.com/

Ex ministro de Defensa de Canadá afirma que nos enfrentamos a una guerra interestelar

Cuando Paul Hellyer, ex ministro de Defensa de Canadá, revelo públicamente la existencia de seres extraterrestres en nuestro planeta, muchos expertos en el tema lo consideraron la evidencia definitiva para demostrar una conspiración global. Las declaraciones de Hellyer fueron titulares de los principales medios de comunicación con respecto a la divulgación extraterrestre durante la Audiencia Ciudadana de Divulgación Extraterrestre, la conocida audiencia del congreso de los Estados Unidos en Washington D.C., dedicado exclusivamente a dar a conocer la verdad sobre los extraterrestres.

Pero más allá de las denuncias del Sr. Hellyer, él insistió en que varias razas extraterrestres viven actualmente en la Tierra y están cooperando activamente con el gobierno de los Estados Unidos compartiendo sus tecnologías altamente avanzadas. Según las declaraciones de Hellyer, a cambio los gobiernos reciben alta tecnología extraterrestre que es utilizada en nuestro día a día. Y muy lejos de que las controvertidas declaraciones de Hellyer se quedaran en el olvido, en una reciente entrevista para RT con Sophie Shevardnadze para hablar sobre la existencia de extraterrestres y ovnis dijo que “si los gobiernos derriban a un ovni podrían provocar una guerra intergaláctica”.

Seres extraterrestres entre nosotros

Paul Hellyer es el miembro de mayor antigüedad del Consejo Privado de la Reina para Canadá, defensor del medio ambiente y se le atribuye la integración de las fuerzas armadas de Canadá. Pero aparte de ser un personaje importante en el mundo de la política, el ex ministro canadiense de Defensa afirma que muchos avistamientos ovnis son reales, y que algunos seres extraterrestres están entre nosotros y que el gobierno de EE.UU. está ocultando información sobre ellos.

Además, Paul Hellyer dijo que si en la actualidad fuera Ministro de Defensa de Canadá probablemente sería despedido por sus declaraciones y experiencias con naves extraterrestres. Pero regresando a la entrevista de RT, Shevardnadze preguntó a Hellyer por qué afirmó que los avistamientos ovnis eran tan reales como “aviones volando sobrevolando nuestras cabezas”, a lo que Hellyer respondió:

“Porque yo sé que lo son. Es una cuestión de hecho, están visitando nuestro planeta durante miles de años y conozco un caso que podría interesar a la mayoría. En 1961, había cerca de 50 ovnis en formación volando al sur de Rusia, y el Comando Supremo Aliado estaba muy preocupado y casi listo para presionar el botón de “pánico” cuando se dieron la vuelta y regresaron hacia el Polo Norte. Decidieron hacer una investigación durante 3 años y concluyeron que,
con absoluta certeza, cuatro especies – por lo menos – habían estado visitando este planeta durante miles de años.”


Paul Hellyer, ex ministro de Defensa de Canadá

Hellyer resaltó en la entrevista que ha habido mucha más actividad en las últimas décadas, ya que después de inventar la bomba atómica, ciertas razas extraterrestres están muy preocupadas por el hecho de que los gobiernos puedan utilizarla de nuevo. Otra cuestión controvertida es por qué ningún científico nunca ha confirmado públicamente la evidencia de encuentros extraterrestres, a lo que el ex ministro de defensa respondió que si investigaran únicamente un poco más estarían convencidos de su existencia.

A la primera pregunta de cuántas especies extraterrestres coexisten en nuestro planeta dijo que hay cerca de 80 especies diferentes y algunas de ellas son como nosotros, y que podrían caminar por la calle sin reconocerlas. En un principio, la mayoría de estas especies son benignas y benevolentes con la única intención de ayudarnos, pero según las declaraciones de Hellyer, también hay otras que desean causar el mal a la raza humana.

Y cuando se le pregunto sobre una posible guerra interestelar dijo:

“Creo que es una posibilidad especialmente si derribamos a todos los ovnis que acceden a nuestro espacio aéreo sin preguntar quiénes son y lo que quieren. Desde el principio tratamos de derribarlos, pero su tecnología era lo suficientemente superior que no hemos sido capaces, desde luego no por mucho tiempo. Así que creo que en lugar de desarrollar nuestra propia “Guerra de las Galaxias” para protegernos contra ellos, debemos trabajar con las especies benignas que son una gran mayoría y trabajar juntos, basándonos en gran medida en ellos, por supuesto, y cooperar, por lo que estaríamos contribuyendo algo a la vez. Yo no creo que haya ninguna razón para desarrollar una fuerza galáctica, que es una de esas cosas que preocupa alguno de ellos.”

Helliyer quiso concluir con una advertencia, ya que dijo que nuestro futuro como especie está potencialmente en riesgo si no resolvemos lo que realmente está pasando y trabajamos junto con las otras razas extraterrestres para tratar de hacer la vida más susceptible para todos nosotros y con nuestros vecinos de otros planetas.

https://www.google.cl/url?sa=i&rct=j&q=&esrc=s&source=images&cd=&docid=jBWWAlVZ-4-1wM&tbnid=mpi0jqnLcgP03M:&ved=0CAUQjRw&url=http%3A%2F%2Fwww.lavozdelviento.es%2Fcategory%2Fciencia%2Fpage%2F12%2F&ei=g2fyU4OXCoS_sQSLiYCABw&bvm=bv.73231344,d.cWc&psig=AFQjCNHOqDe4cAMJiZu5PyQWExCrer33_g&ust=1408481443278716

Fuente: universo paralelo 1-4

10 mensajes “masones” ocultos en la Estatua de la Libertad

Mucho se habla de las sociedades secretas como los masones y los Illuminati, cuyos integrantes, se dice, están por todo el mundo y son personajes muy importantes, ya sea en la política, farándula, economía, moda, etc.; y que también marcan su territorio con símbolos que representan parte de su ideología y dogmas.

Debido a la gran importancia que tiene la Estatua de la Libertad, que llegó a Estados Unidos en 1885 como un regalo de Francia para celebrar el centenario de la declaración de independencia de los estadounidenses, es que se le ha relacionado con estas hermandades que desean un nuevo orden mundial. De10.mx, con información de diversos sitios en internet, enlista 10 de los supuestos mensajes ocultos y satánicos que posee dicho monumento.

1. De acuerdo con conspiracionesysociedadessecretas.blogspot.mx, la Estatua de la Libertad fue diseñada para colocarse originalmente en Egipto, http://de10.com.mx/img/promos/estatua.jpg pero por tener problemas económicos no la aceptaron y Estados Unidos la recibió.

2. También se menciona que sus siete rayos representan los siete continentes y los siete mares; y que debido a la presencia tan insistente del número 7, algunos afirman que la Estatua de la Libertad es un santuario a este dígito al que consideran poderoso.

3. La cara y la antorcha están relacionadas con diosas paganas, cuyo fin es la destrucción del viejo orden. La estatua puede representar a la diosa Semiramis, que fue la prostituta de Babilonia de acuerdo con la Biblia, por lo que la Estatua de la Libertad, sería la prostituta de Nueva York, la Babilonia moderna.

4. En bibliotecapleyades.net, se menciona que la Estatua de la Libertad es otro símbolo de los masones, en el que resalta la antorcha encendida, símbolo del conocimiento y el Sol.

5. La Estatua de la Libertad es en realidad la Estatua de las Libertades, las libertades perpetradas sobre las personas estadounidenses por los masones, pues como ya se mencionó, fue dada por masones franceses, y es un reflejo exacto de una isla en el río Sena en París.

6. Colocada en su isla en el Puerto de Nueva York sosteniendo su antorcha, los estadounidenses creen que es el símbolo de su libertad en la Tierra de los Libres; sin embargo, dicen que su significado es todo lo contrario, que es la forma de comunicar que están controlando a su país. Y no están sosteniendo la antorcha de la libertad, sino la antorcha de los iluminados, la Élite reptil-aria.

7. La Estatua de la Libertad es un faro Illuminati, ya que el fuego es un símbolo primordial de esta hermandad.

8. La Estatua de la Libertad fue diseñada y construida como un tributo a lucifer, o el diablo, personaje simbólico de los Illuminati.

9. La Estatua de la Libertad, es la versión femenina de lucifer, como se ha presentado desde la antigüedad, cargando una antorcha, es decir, llevando la luz, el conocimiento; y es que los mosones se llaman los iluminados por el conocimiento que poseen sobre la vida, y lucifer les da conocimiento y poder.

10. Actualmente también se dice que la Estatua de la Libertad es un símbolo de miedo, ya que después de los ataques terroristas a las Torres Gemelas en Nueva York, se cree que este monumento puede ser atacado.

Fuente: http://de10.com.mx/historia-mitos/2012/estatua-libertad-ny-mensajes-masones-15278.html

¿Existe una red invisible que une todas las cosas del universo?

¿Existe una red invisible que une todas las cosas del universo?

La postulación de un medio universal que no sólo permite la transmisión y el flujo de las fuerzas físicas sino que integra y da cohesión todos los sucesos del cosmos –o una especie de telar sobre el cual se desarrolla la trama infinita de la existencia– es una de esas nociones o ideas que reaparecen a lo largo de la historia. Los filósofos presocráticos buscaron un elemento ubicuo que constituye todas las cosas; estos legendarios sabios, no sin una profusa gota de místicos, nominaron a uno de los 4 elementos como base de todos los demás, pero fue Anaximandro quien concluyó que debía de haber un prinicipio original indefinido del cual se desdoblan los demás. El arche (el origen) se convierte en el apeiron, precursor del éter. El apeiron es aquello que abraza los opuestos y dirige el movimiento de las cosas, más que permea el espacio, es el espacio que permea todo lo que existe. Los griegos también nos legaron conceptos relacionados como el pleroma, gnósticamente entendido como el pensamiento de Dios, pero un pensamiento que imbuye el universo –un universo hecho de mente. “Es tanto nada como todo”, dijo Carl Jung sobre el pleroma: plenitud que es vacío infinito. Tenemos también el pneuma, palabra que significa aliento o aire y que fue usada por Anaximandro para deisgnar el elemento original o la mónada, pero que también es representativo del alma o espíritu y como tal ligado al concepto védico de akasha, palabra en sánscrito equivalente a éter.

Según Madam Blavatsky akasha es el componente principal del anima mundi. El alma y la conciencia tienen una estrecha relación con la memoria: los registros akáshicos son considerados como una biblioteca universal, pero en vez de ser una estructura gigantesca que contiene en innumerables volúmenes los registros de todo lo sucedido en el universo, akasha es una molécula (que es todas las moléculas) que contiene toda la memoria cósmica. Una mónada, una partícula de éter en la que existen todas las estrellas y todo los actos de todos los seres dentro de ellas. Se dice que akasha es el espíritu del universo y el éter es el cuerpo –sin dejar de ser solo uno.

También en la India nos encontramos con el concepto de prana, similar al pneuma en tanto a aliento espiritual, pero con una clara connotación de energía vital. El prana también se relaciona con el pleroma: prana significa “llenar” y pleroma significa lo pleno, lo lleno. Esta sustancia es la que se distribuye por el vacío y espiritualiza la materia. El prana, es como una especie de aire más sutil que energetiza a los seres vivos; se dice que es el verdadero alimento y sustento de la vida. Tal que supuestamente algunas personas pueden vivir solamente de prana, especialmente del prana del Sol. Algunas personas dicen poder ver esta sustancia y la describen como una red de partículas luminosas en movimiento formando una estructura dinámica que interpenetra toda la materia. Acaso como un hiperespacio constelado microcósmicamente.

Este concepto de una sustancia primordial, que acallaría en el concepto moderno de la física del éter como medio en el que se transmite la luz (luego descartado por Einstein), ha sido integrado como una red sutil que vincula todas las cosas. Una red metafísica que tiene su manifestación física. “Según Parménides el propio ser está rodeado por los ‘vínculos de cuerda’ de la poderosa Ananque [la necesidad]. Y en la visión platónica aparece una inmensa luz ‘ligada al cielo como los cañamos que fajan las quillas de las trirremes, abarcando así su completa circunferencia’”, escribe Roberto Calasso. Ananque puede observarse, al igual que la red de energía pránica, como un vínculo “que ciñe circularmente el mundo, está cubierto por una faja coloreada, que podemos ver en el cielo como una Vía Láctea, o también en perfecta miniatura, en el cuerpo de Afrodita[…]“, esta urdimbre que ciñe al mundo es también el amor, las joyas moleculares de la diosa. Afrodita viste un ”cinturon recamado donde residen todos los encantos: allí esta la ternura, el deseo, las palabras susurrantes, la seducción Como Afrodita, el dios Indra también tenía una prenda circular que contiene todas las cosas del universo. Francis Harold Cook, en su libro Hua-Yen Buddhism: The Jewel Net of Indra, describe su collar de perlas:

Lejos en la mansión celestial del gran dios Indra hay una fabulosa red que ha sido colgada por un astuto artífice, de tal manera que se extiende infinitamente en todas direcciones. En sintonía con los gustos extravagantes de las deidades, el artífice ha colgado una joya resplandeciente en cada “ojo” de la red, y como la red es en sí misma infinita en dimensión, las joyas son infinitas en número. Ahí cuelgan las joyas brillando como estrellas de primera magnitud, una suprema visión que sostener. Si seleccionamos arbitrariamente una de estas joyas para inspeccionar y la analizamos de cerca, descubriremos que en su superficie azogada se reflejan todas las demás joyas de la red, infinitas en número. No solo eso, sino que cada una de las joyas reflejadas en esta joya también está reflejando todas las otras joyas, así que hay un número infinito de procesos de reflejo ocurriendo.

Atisbamos aquí una sofisticada e iluminada métafora de esta red que se constituye a partir de la sustancia primordial, que es el vínculo de la unidad en lo múltiple –y que es el registro y la comunicación entre todo lo que existe, como una oficina móvil cósmica del tamaño de uno de esos alfileres en cuya cabeza bailan los ángeles. O el polvo donde residen innumerables budas. O el polvo de Quevedo, el polvo enamorado que sigue flotando en el espacio más allá de la muerte con la memoria del espíritu. O el polvo de la palomilla dorada de la eternidad de Carlos Castaneda.

Dice Erik Davis en su texto Diamond Shards of the Matrix:

El alma teje la red de Indra… Los ngHolos enfatizan que el ser y el mundo están siendo constantemente producidos, que el cosmos es tanto vacío como red. La alusión aquí es al mito hindú de la red de Indra, que los ngHolo’s fusionaron con la imagen del universo como fue imaginada en el Avatamaska Sutra: una monadología infinitamente interrelacionada y anidada en la que la singularidad refleja y encarna una totalidad ilimitada.

Esta red quizás no sea invisible. Por momentos podemos ver el rutilante collar de la divinidad entrelazarse con nuestros cuerpos o con los fenómenos que se sintonizan a nuestro alrededor. Esta es la desnudez del espacio, el desvelo del esplendor. Una red de la cual el internet es sólo una perla. Una red que nos mantendrá inevitablemente unidos con todas las cosas hasta el fin del universo que es inevitablemente también el principio.

Primera detección de un filamento de la ‘red cósmica’ que une el Universo.

Esta imagen muestra el filamento que se extiende unos 2 millones de años-luz iluminado gracias la radiación emitida por el quásar UM287 (en el centro de la imagen). S. Cantalupo, UC Santa Cruz

Esta imagen muestra el filamento que se extiende unos 2 millones de años-luz iluminado gracias la radiación emitida por el quásar UM287 (en el centro de la imagen). S. Cantalupo, UC Santa Cruz

La geometría de las estructuras cósmicas a gran escala nos ayuda a reconstruir los procesos que formaron el universo. Aunque esta primera visión encaja en su mayoría con los modelos existentes, hay una sorpresa que sugiere que están presentes procesos que se escapan a nuestra actual forma de entender el Universo.

Las diferentes teorías y simulaciones de la evolución del Universo sugieren que, a medida que se enfriaba tras el Big Bang, la materia oscura formo una especie de red de filamentos que cruzan el cosmos. Las fuerzas gravitacionales presentes en los “nudos” de estos filamentos provoco que la materia “ordinaria” se aglutinase, permitiendo así la aparición de estrellas y galaxias.

“El problema es que al igual que la materia oscura, la mayor parte de esta red es invisible” comento Sebastiano Cantalupo , de la Universidad de California, Santa Cruz. ’Cuando nos fijamos en el cielo de la noche, vemos galaxias. Las vemos como pequeñas islas de estrellas totalmente inconexas entre sí’ señalo ‘La mayor parte del universo es oscura’.

Anteriormente, los investigadores habían descubierto evidencias que apuntaban a la existencia de esta red cósmica que conecta los cúmulos de galaxias en el universo cercano en forma de filamentos de gas caliente que se extienden mil millones de años luz desde la Vía Láctea. Pero el gas de esta red que se encuentra en el Universo más distante es demasiado frío como para emitir luz por sí mismo.

Por ello Cantalupo trato de detectar la luz que podría iluminar esta red y que procediese de una fuente externa. De esta forma buscaron las fuentes más brillantes del Universo, los discos de gas caliente que rodean los agujeros negros supermasivos en los centros de galaxias distantes, los llamados cuásares. Cuando la luz de estos faros ilumina el gas de uno de estos filamentos cósmicos, el gas puede absorber y reemitir la luz en otra longitud de onda.

Pero detectar esta luz “reciclada” La detección sigue siendo un desafío. El gas de hidrógeno iluminado por el quásar emite luz ultravioleta conocida como radiación alfa Lyman. La distancia al quásar es tan grande que la luz emitida se ‘estira’ por la expansión del Universo, partiendo desde una longitud de onda ultravioleta invisibles hasta alcanzar un tono más visible de color violeta cuando llega hasta el Telescopio Keck. Conociendo la distancia al quásar, los investigadores calcularon la longitud de onda de la radiación alfa Lyman desde esa distancia y construyeron un filtro especial para espectrómetro LRIS del telescopio para obtener una imagen en esa longitud de onda.

El equipo también tenía que enfrentarse al factor suerte, los quásares emiten luz en un haz que surge perpendicular a sus discos galácticos, por lo que no iluminan toda la red cósmica que pueda rodearlos, sino algunos filamentos que se encuentren en el camino de este haz de luz.

Las simulaciones informáticas sugieren que la materia del Universo está distribuida formando una ‘red cósmica’ de filamentos. La intensa radiación emitida por un quásar puede iluminar parte de la red cósmica que lo rodea (resaltado en la imagen) y hacer visible uno de los filamentos. Simulación de Bolshoi, Anatoly Klypin y Joel Primack Recuadro: S. Cantalupo

Así que para Cantalupo fue una sorpresa observar que el primer quásar, llamado UM 287, iluminase un filamento casi de inmediato. ’Fue una noche muy afortunada’, comento. ’Pensé que estas cosas podrían ser extremadamente raras, y así quedé muy sorprendido cuando durante mi primera noche con el Keck detectamos este filamento’. Y resultó que tenía razón sobre la rareza de este evento, ninguno de los otros 10 quásares que estudiaron reveló nada.

UM 287 se encuentra a unos 10.000 millones de años luz de distancia, por lo que la luz que vemos procede de cuando el universo era relativamente joven. El filamento iluminado tiene unos 2 millones de años luz de diámetro, lo suficientemente grande como para extenderse desde la galaxia en la que se encuentra UM 287 hacia el espacio intergaláctico.

En algunos aspectos, el filamento confirma la imagen actual de cómo se formó el Universo. ’Siempre tenía la imagen de la red cósmica en mente, y teníamos algunas ideas de la conexión de las galaxias’, comento Cantalupo.’Pero la manera de ver realmente si el gas está en un filamento o muestra una morfología diferente es mirar en la emisión. Esta es en cierto sentido la primera imagen que tenemos de la red cósmica’.

Sin embargo, el filamento contiene una sorpresa: es mucho más masivo que lo predicho por las simulaciones, al menos diez veces más y parece contener gas suficiente para encender mil millones de soles. ’Esto, probablemente, nos está diciendo que nos estamos perdiendo algunos procesos físicos en los modelos de gas intergaláctico a gran escala’, señalo ‘Todavía hay mucho trabajo por hacer, pero al menos sabemos en qué dirección ir.’

‘Es un objeto muy enigmático’, señalo Joop Schaye del Observatorio Leiden en los Países Bajos, que no participó en el nuevo descubrimiento. ’Estas cosas a menudo conducen a nuevas comprensiones más adelante, cuando son estudiados más cuidadosamente.’

El trabajo fue publicado en la revista Nature y puedes encontrarlo en http://www.nature.com/nature/journal/vaop/ncurrent/full/nature12898.html

http://cl.globedia.com/deteccion-filamento-8216-red-cosmica-8217-une-universo#

¿ Ha Sido Ya Inventada La Máquina Del Tiempo ?

¿ Ha Sido Ya Inventada La Máquina Del Tiempo ?

A mediados del siglo XX el papa Pío XII prohibió a un equipo internacional de investigadores, coordinados por el padre benedictino Pellegrino Ernetti, que continuaran con el diseño de una máquina capaz de obtener voces e imágenes del pasado. Más de cuatro décadas después fue localizado al jefe de aquel equipo. Sus declaraciones apoyan de alguna forma la evidencia que suponen los diferentes vestigios existentes en todo el mundo -como un cuadro del siglo XVII en el que el artista inmortalizó un moderno satélite de comunicaciones, una computadora astronómica del siglo I o huellas humanas impresas en estratos geológicos de cientos de miles de años- y nos permiten intuir que el Tiempo es una dimensión por la que podemos desplazarnos.

Polémica obra del artista italiano Ventura Salimbeni, donde se observa una esfera que pudiera ser un moderno satétite de comunicaciones.
Una pequeña iglesia italiana enclavada en la próspera ciudad, vinícola de Montalcino, a escasos cuarenta kilómetros de Siena, la iglesia de San Pedro alberga aún hoy una de las más desconcertante pinturas que existen en el mundo. Ningún objeto, pintura o legado documental de los que se han podido examinar en la búsqueda de fenómenos que demuestren la existencia de alteraciones -a veces de siglos- en el continuum espacio-temporal. es tan claro como el lienzo que se conserva en Montalcino. Diseñado originalmente en el año 1600 por el artista sienes Ventura Salimbeni (1567-1613), la tela recoge una escena singular: nueve personales, la mayoría ataviados con trajes eclesiásticos de la época, aparecen en torno a un relicario que contiene una hostia consagrada de la que parten varios deslumbrantes rayos de luz. Sobre estos prelados, y por encima de unas nubes grisáceas que separan en dos mitades el cuadro, se encuentran las imágenes de la Trinidad, flanqueadas por dos querubines. El lienzo no pasaría de ser una de tantas representaciones manieristas de los mundos celeste y terrestre, si no fuera por el insólito objeto que aparece en medio de los tres personales divinos y que acapara el protagonismo de toda la obra.

A primera vista parece un simple objeto azulado que bien podría representar el globo terráqueo. Pero examinado con más detenimiento se aprecia que semejante interpretación es errónea. La existencia de al menos tres líneas longitudinales a lo largo de la curvatura de esta extraña esfera y una banda central a modo de “cinturón”, presentan todo el aspecto de junturas de varias piezas de apariencia metálica. No menos sorprendentes son las dos extremidades en forma de antenas asida por las divinas figuras de Dios y Jesús, respectivamente, y que no dejan lugar a dudas -a los ojos, claro está, de un hombre habituado a tecnología contemporánea- de que nos estamos enfrentando a la primera representación artística de un moderno satélite de comunicaciones. Quizá a uno de los primeros modelos puestos en órbita, como el Sputnik soviético o el Vanguard norteamericano.

Roberto Cappelli, profesor de Montalcino que lleva estudiando y terciando polémicas sobre esta tela desde hace muchos años, recuerda con detalle cómo comenzó a interesarse por esta obra:
«Hace ahora más de tres décadas durante la celebración de una ceremonia religiosa en la iglesia de San Pedro, me fijé en el cuadro de Salimbeni y, particularmente, en su parte superior. Me llamó tanto la atención que decidimos subir hasta el objeto que aparece en el centro del cuadro, utilizando una escalera. Se trata de una esfera aparentemente similar a las que se encuentran en otros cuadros de todas las épocas, pero éste presentaba, además, un par de antenas que impiden que se interprete como una imagen del mundo o una figuración de la hostia. Además -acaba precisando- las ‘antenas’, vistas de cerca, parece que estén enroscadas a la esfera.»

Satélite Sputnik I Cuadro de Salimbeni Satélite Vanguard II

Cappelli habla observado bien. Durante estos largos años ha dedicado muchas horas a la observación de los más ínfimos detalles de la obra. Su convencimiento de que lo que está allí representado no puede ser sino uno de los primeros satélites contemporáneos, deja sin aliento a sus más acérrimos críticos. Uno de ellos, el también profesor Alberto Piazzi sostiene que la esfera de Montalcino es una representación artística de la Tierra y que las dos antenas no son sino cetros divinos estilizados, que dan al observador la impresión de dominio de la Trinidad sobre los designios del planeta.

Algo Más Que Una Apariencia

Cuadro de Ventura Salimbeni donde se aprecia la transparencia de la paloma.
En el único punto donde convergen ambos profesores en sus discusiones es en lo extraño de la protuberancia circular que aparece en la parte inferior izquierda de la esfera. La lógica más elemental vuelve a dar la razón a Cappelli, a pesar de que pueda escandalizar a los que defienden la existencia de un Tiempo que discurre sólo en un sentido: hacia delante. Efectivamente, en el caso del satélite Vanguard norteamericano (especialmente el Vanguard II, lanzado por la NASA en Febrero de 1959) se aprecia una protuberancia idéntica a la dibujada en Montalcino, y que correspondía técnicamente al objetivo de una cámara que debía de recoger y emitir imágenes a la Tierra. La precisión en cuanto a la situación de este elemento en la obra de Salimbeni, y en cuanto a la ubicación de las dos “antenas” -que tanto en el Sputnik I como en el Vanguard II son cuatro-, no puede obedecer a una simple casualidad.

Pero lo intrigante de este objeto no termina aquí, ya que el “satélite” no sólo parece tal, sino que pictóricamente se comporta como un emisor de imágenes. El detalle es perceptible en la parte inferior izquierda del lienzo. Allí, sobre la cabeza de un prelado (presumiblemente el papa Clemente VIII, contemporáneo a la realización de esta obra, aparece por segunda vez el Espíritu Santo. El primer lugar donde se observa la paloma sagrada es entre las dos antenas del “satélite”. Pues bien, una nueva paloma aparece sobre Clemente VIII justo en línea recta con el “objetivo” de la cámara emisora de la esfera. Y lo que es más intrigante: esta segunda paloma, observada detenidamente, es semitransparente, viéndose a través de ella los contornos de los objetos del fondo, remarcando la impresión de que se trata de una imagen transmitida, y no la paloma “original”. De nuevo la casualidad no es la interpretación más oportuna.

Poca -o más bien ninguna- luz sobre la naturaleza de la esfera que nos ocupa encontramos en los títulos que se atribuyen a esta obra. No existe un criterio firme a la hora de clasificar este cuadro de Salimbeni, siendo dos los títulos -en cierta forma semejantes- que se barajan. Para Marilena Bigi, del grupo cultural Los Argonautas, de Montalcino, la obra recibe el titulo de “Disputa del Santísimo Sacramento”, aunque no faltan los defensores de la segunda propuesta: “Glorificación de la Eucaristía”. Para aquellos que tengan la tentación de ver en la esfera la representación de la hostia, nunca estará de más advertir que la sagrada toma cristiana se encuentra dibujada justo bajo la capa de nubes que separa la escena divina de la terrena, en medio de los impasibles prelados. Por lo tanto, nuestro ‘satélite’ no es el responsable del título.

Oscuras Relaciónes

Cúpula de la basílica de San Pedro del Vaticano. En ella podemos observar una esfera coronando la cúpula. ¿Pudo haberse inspirado Salimbeni en esta esfera para pintar su cuadro?.
El caballero Bevilacqua, como también se conoció a Salimbeni en su época, presenta una biografía que a duras penas nos ayuda a deducir su interés particular por dejar un legado tan sorprendente como el de Montalcino. Hijo del también pintor Arcangelo Salimbeni, Ventura marcha muy joven a Roma para perfeccionar su estilo artístico. Allí permanecerá hasta 1595, habiendo trabajado con anterioridad en la decoración del tercer piso del palacio Vaticano. A regreso a Siena -su ciudad natal- comenzará una frenética actividad pictórica, que le llevará a Montalcino en varias ocasiones para cumplir con encargos bien concretos. Sólo un documento fechado en el año 1600 (fecha en que diseñó el “satélite’), y que hoy se conserva en la iglesia de la patrona de Montalcino, la Virgen del Socorro, da fe de esta clase de encargos. Al parecer, simultáneamente a la realización de la obra que hoy reposa en San Pedro de Montalcino, Salimbeni realizó otra por la que recibió sesenta escudos de oro y que hoy se halla en paradero desconocido. Ignoramos, pues, si en aquel lienzo inscribió alguna otra singularidad que nos ayudara a interpretar el enigmático objeto al que nos referimos.

Mucho se ha especulado sobre qué pudo haber inspirado al autor para llevar a cabo semejante representación. Desde la posibilidad de que tuviera acceso a una “falla temporal” que le permitiera ver un objeto del futuro (y, en cualquier caso, cabría preguntarse por qué vio un satélite y no cualquier otro objeto contemporáneo más común), o que hubiese tenido una premonición concreta sobre este aparato en particular. No obstante, hay un detalle que añadir a estas especulaciones, y que coloca el acento de esta polémica sobre los conocimientos que poseerían de determinados aspectos concretos, incluso de carácter futurista, los papas de Roma. Es decir en 1592 llega Clemente VIII al sillón de Pedro. Este papa, uno de los más cultos del periodo y que, entre otras cosas, puso en marcha la Biblia Clementina (que aún hoy es el texto bíblico oficialmente reconocido), destacó de la mediocridad de sus predecesores al lograr que el futuro rey de Francia Enrique IV renegase de la fe protestante, regresando a las filas del catolicismo. Se presume que debió de tener algún encuentro con Salimbeni, si bien éste pudo haberse limitado a seguir su trayectoria desde lejos. Y es que el artista, probablemente, no representó gratuitamente a Clemente VIII en su misterioso cuadro.
En Noviembre de 1595 este papa, tras su triunfo diplomático con el “affaire” Enrique IV, ordenó rematar -en conmemoración de este hecho histórico- la cúpula de la basílica de San Pedro del Vaticano con un singular objeto. Hipólito Aldobrandini -éste era el verdadero nombre del papa Clemente- ordenó a Sebastián Torrigiani que fundiese una colosal bola de metal, en cuyo interior había cabida para dieciséis personas. Sobre ella colocó una gigantesca cruz metálica, y ordenó que aquel objeto coronase el centro de la cristiandad desde la cúpula diseñada por Miguel Ángel. ¿Se inspiró Salimbeni en este desproporcionado objeto mandado construir por Clemente VIII? Y si fuera así, ¿por qué dotó a su inspiración de detalles que hoy sólo se encuentran en los primeros satélites artificiales?… El misterio permanece.

Objetos Fuera De Su Tiempo

Piezas originales de la máquina de Antikythera
Igual de irresoluble que el misterio del cuadro de Montalcino son otros objetos y pinturas diseminados alrededor del mundo que parecen demostrar que, o bien somos unos perfectos desconocedores de nuestro pasado, o bien que ha habido “interferencias temporales” en uno u otro momento. Y nos estamos refiriendo a hechos, no a especulaciones. Por lo prolijo de esta clase de objetos (muchos de ellos menos demostrativos que el legado de Salimbeni) apenas nos detendremos en algunos de los más significativos ooparts (out of place artifacts) u objetos fuera de su tiempo.

De todos ellos el más sorprendente es -sin duda- la máquina de Antikythera, descubierta en 1900 por unos pescadores de esponjas griegos que faenaban en las inmediaciones de una isla del mismo nombre. El objeto en cuestión, descubierto entre los restos de un naufragio de un barco griego de casi dos mil años de antigüedad, presenta un insólito cuadro de ruedas dentadas -una veintena, a decir de Valerios Stais, del Museo Nacional de Atenas, quien examinó por primera vez la máquina en 1902-.

Reconstrucción de la máquina de Antikythera

Después del análisis minucioso del resto de los materiales recuperados de aquel naufragio, se dató en tomo al año 65 d.C. la fecha del desgraciado incidente marino. Lo que, de por sí, convierte a aquel mecanismo dotado de una compleja red de ruedas dentadas en algo anacrónico. No obstante, las inscripciones halladas en los metales del extraño mecanismo no contradicen esa fecha, sino que corroboran que la máquina pertenece a los primeros momentos del siglo I. La inscripción más larga que se conserva sobre los restos de metal hallados es extraordinariamente similar a un calendario astronómico elaborado en el año 77 d.C.

Hasta Abril de 1974, en que la revista Scienttfic American publicó un articulo del profesor Derek J. de Solla Price, de la Universidad de Yale, el objeto sólo fue un tema más de discusión entre los amantes de las anomalías históricas. Price, gracias a este trabajo y a otros que vinieron después, redimensionó el problema de Antlkythera. Reconoció haber comenzado a restaurar la máquina a primeros de los años cincuenta y haber sometido a rayos X, en 1972, el todavía amasijo de metal rescatado en Antikythera; resolviendo, tras sus observaciones, que se trataba de una especie de computadora astronómica bien precisa. Construida con ruedas de cobre, la máquina debía de haber contenido alrededor de treinta ruedas dentadas, con sus correspondientes diferenciales, y pudo haber estado dentro de una cala cubierta de inscripciones. Su descubrimiento puso de manifiesto algo que puede extenderse a posteriores hallazgos: fuera, probablemente, del uso común de los contemporáneos de la época helénica, hubo una casta de hombres que manejaron una tecnología que -en el caso del objeto de Antikythera- no volveremos a encontrar hasta bien entrado el siglo XVI. ¿De nuevo el Tiempo nos vuelve a jugar malas pasadas?

Esta calavera de cuarzo fue encontrada en las ruinas mayas de Lubaantun en 1927. Sólo existe otra igual conservada, en el Museo de la Humanidad de Londres.
Tan polémica como la máquina de Antikythera es el extraño cráneo de cristal hallado en 1927 por Anna Mitchell-Hedges, hija adoptiva del polémico explorador británico Frederik Mitchell-Hedges, en las ruinas mayas de Lubaantun, situadas en los bosques tropicales de Belice, en la Guayana británica. El cráneo, perfectamente tallado en cristal de roca, presentaba un alto grado de dureza (siete sobre diez, en la escala de Mohs, para ser precisos), de lo que se deducía que sólo mediante fundición del mineral y utilizando un molde, o mediante el uso de un diamante por un hábil orfebre, podría obtenerse algo parecido. Pero los mayas no poseían la suficiente capacidad técnica -desde la óptica arqueológica tradicionalmente admitida- como para enfrentarse a semejante empresa artística. Treinta y ocho años antes, un soldado mexicano descubrió en su país una calavera similar, que -a diferencia de la de Lubaantun- no podía mover su mandíbula. Posteriores análisis del hallazgo de Mitchell-Hedges, conducidos en 1970 por la compañía norteamericana Hewlett-Packard, contribuyeron a avivar la polémica sobre su fabricación, ya que demostraron que se confecciono en una sola pieza, y que sobre su superficie no existe ni una sola muesca de las herramientas presumiblemente empleadas. Hewlett-Packard concluyó sus apreciaciones sobre el objeto asegurando que se necesitarían al menos tres siglos de trabajos manuales ininterrumpidos, en época maya, para obtener un resultado así

Penden sobre estos dos cráneos acusaciones de fraude. Es decir, la presunción de que no fueron elaborados -tal y como se pretende- por las culturas en cuyas ruinas se hallaron. Pero ninguna de las acusaciones, hasta el momento, ha podido ser demostrada como cierta. Ooparts de singulares características pueden hallarse en todos los rincones del mundo, casi como si quisieran demostrar, en silencio, que algunos planteamientos modernos de la Física teórica sobre la posibilidad de viajar en el tiempo, son validos. Huellas de zapatos encontradas en estratos geológicos de hace dos o tres millones de años, como las que se rescataron en la prisión estatal de Carson City (Nevada, EE.UU.) en 1882, o la huella de zapato descubierta a mediados del siglo pasado en el desierto del Gobi por un equipo de paleontólogos, en un estrato fechado en unos doscientos millones de años de antigüedad, nos obligan a replanteamos los conceptos de linealidad del tiempo. El propio Stephen Hawking. ante las especulaciones que la Física ha formulado en estos últimos años sobre la variabilidad de la continuidad del Tiempo, aseguró en Octubre de 1987 en Madrid que: «algún día será posible viajar por el Tiempo. Si hace un año me lo hubieran preguntado, hubiera contestado que era imposible».

El Extraño Proyecto Del «Cronovisor»

Supueta imagen de Jesuscrito en la cruz, obetenida mediante el extraño proyecto del cronovisor.
¿Y si alguien hubiera dado ya ese salto? Trasladémonos a Venecia. Allí, frente a la Plaza San Marcos, y al otro lado del gran canal. se encuentra encerrado uno de los misterios mas desconcertantes -a la vez que ignorados- de nuestros días. En la isla de San Giorgio, copada en su totalidad por instalaciones de los monjes benedictinos y de la Fundación Giorgio Cini, dedicada a la acogida y educación de los hijos huérfanos de pescadores, se esconde de su pasado el padre Pellegrino Ernetti. Profesor de “Prelolofonía” (es decir, de música anterior al año mil) en el Conservatorio Benedetto Marcello de Venecia, Ernetti oculta sus investigaciones sobre el tema del Tiempo, ocupándose en la actualidad de recibir y tratar entre cuatrocientas y quinientas personas semanales aquejadas de estar poseídas por el diablo. Es ¡exorcista!.

El padre Ernetti no ha querido dar muchas explicaciones sobre este tema, de cómo él, ayudado de un nutrido equipo de científicos europeos, había estado diseñando -en plenos años cuarenta- una máquina capaz de fotografiar el pasado. «El principio es muy sencillo: las ondas visibles y sonoras del pasado no se destruyen. Y no lo hacen porque son energía. La grandeza de nuestro invento, que llamamos Cronovisor, está en poder recuperar esa energía y recomponer las escenas».

Ernetti hizo varias declaraciones apresuradas a la prensa italiana de finales de los años cuarenta. Aseguró haber recompuesto, en su versión original, la oficialmente desaparecida obra Thyestes, elaborada por Quinto Ennio y representada en Roma hacia el año 169 d.C. También aseguró haber obtenido el texto original de las Tablas de la Ley entregadas por Yahvéh a Moisés en el Monte Sinai, aparte de otras singulares “fotografías” obtenidas de la destrucción de Sodoma y Gomorra, y de otros trascendentales episodios bíblicos.

El eje de su planteamiento se centra en la poco científica admisión de la existencia del éter, en donde se recogerían todas y cada una de las acciones externas emprendidas por los seres humanos. Según Emetti, cada uno de nosotros emite millones de ondas a lo largo de la vida, que quedan atrapadas en alguna parte. Después, gracias a la utilización del instrumental adecuado para acceder a ese estadio de información y decodificar las ondas que se están buscando (en lo que, a decir del investigador francés Robert Charroux, se emplearía un oscilógrafo catódico que lograría reconstruir las emisiones originales) se puede acceder a las imágenes y sonidos que se deseen. La siguiente entrevista fue realizada por el investigador, y ahora director de la revista Más Allá, Javier Sierra:
-«Pero todo ha terminado -dice el padre Ernetti-. Yo ya hablé. El papa Pío XII nos prohibió que divulgáramos cualquier detalle sobre esta investigación, porque la máquina del pasado es muy peligrosa. Puede cortar la conciencia de libertad del hombre, ya que con este aparato se podrá conocer qué has estado haciendo esta mañana, dónde, cuándo, cómo…»

-¿Sigue usted manteniendo, a pesar de los años, que todavía posee el texto original de las Tablas de la Ley?

-«Sí, lo tenemos. Pero no podemos desvelar nada. Lo siento.»

-¿Y cuándo cree que podrá hablar, padre?

-«No lo sé. Ya sabe que hay muchas cosas que reciben el nombre de Secretos de Estado…»

-¿Del Vaticano?

-«No. De todos los Estados. Por eso no es posible hablar.»

-¿Todas las investigaciones que se hicieron con la máquina se realizaron en Venecia?

-«No. En todo el mundo.»

-No sabe cuándo dejará de ser secreto, ¿verdad?

-«Espero que pronto, pero es muy difícil. Se revelarán demasiados secretos.»

-¿Cambiaría mucho nuestra concepción de la Historia del Hombre?

-«Mucho. Incluso las lenguas serían irreconocibles…».

https://fbcdn-sphotos-g-a.akamaihd.net/hphotos-ak-xaf1/v/t1.0-9/581438_10151730996807332_257518464_n.jpg?oh=173e6efa74519cfe6502a53873c0046b&oe=5460DAA2&__gda__=1415551089_719c6f5d435300f6f88ab8c4a88e7aa8

Newton, Isaac: "La unidad es la variedad, y la variedad en la unidad es la ley suprema del universo.