Una gran tormenta solar podría causar un apagón global de Internet, según estudio.

Es probable que una tormenta solar golpee la Tierra con el potencial de destruir la infraestructura técnica, causando una interrupción masiva similar a un «apocalipsis de Internet», ha revelado un documento de investigación.

Paper Científico:

https://dl.acm.org/doi/pdf/10.1145/3452296.3472916

En la investigación, Sangeetha Abdu Jyothi, de la Universidad de California, señaló que las infraestructuras locales y regionales de Internet correrían poco riesgo de sufrir daños durante las tormentas solares extremas, ya que en su mayoría utilizan fibra óptica.

Jyothi reveló en la conferencia de comunicación de datos SIGCOMM 2021, celebrada la semana pasada, que si se produce una tormenta solar masiva, se transformará el mundo digital.

En una entrevista con WIRED, Abdu Jyothi señaló que el mundo no está preparado para las repercusiones.

«Nuestra infraestructura no está preparada para un evento solar a gran escala. Tenemos un conocimiento muy limitado de la magnitud de los daños», explicó.

Mi charla en SIGCOMM sobre el impacto de las supertormentas solares en la infraestructura de Internet ya está en línea:

Los investigadores también dijeron que los repetidores utilizados para conectar los cables de fibra óptica bajo el mar podrían quedar fuera de servicio durante una tormenta solar. Esto sería suficiente para crear un apagón de Internet para aquellos que dependen sólo de la Internet que viene de los cables submarinos.

Se han producido tormentas solares graves en 1859, 1921 y la más reciente en 1989. La de 1989 derribó la red eléctrica de Hydro-Quebec, provocando un apagón de nueve horas en el noreste de Canadá.

Los hallazgos completos del estudio se presentaron en la conferencia SIGCOMM 2021 de la Association for Computing Machinery (ACM)  , que se llevará a cabo virtualmente del 23 al 27 de agosto.  

Fuente: Alerta Geo.org

Imágenes de Google

DE CARRERA A PINOCHET

– DE CARRERA A PINOCHET –
LA IMPORTANCIA DE LOS MILITARES A LO LARGO DE LA HISTORIA DE CHILE.

Blog de Patriotas y Nacionalistas, todos alineados con el bien común.

LA IMPORTANCIA DE LOS MILITARES A LO LARGO DE LA HISTORIA DE CHILE

Saben Ustedes :

¿Quien fue el primer gobernante de la Patria? ¿Quién creó la tercera provincia de Chile… Coquimbo? ¿Quién dictó la ley de libertad de vientre, haciendo libre a todo esclavo que naciera en Chile? ¿Quién publicó nuestro primer diario, La Aurora de Chile de Chile en 1812? ¿Quién creó la primera bandera nacional llamada ahora bandera de la Patria Vieja ? ¿Quien creó el primer Escudo Nacional? ¿Quién fundó el Instituto Nacional? ¿Quién creó la actual Biblioteca Nacional? ¿Quien creó la primera Escuela Militar (Escuela de Granaderos) ? ¿Quien entabló relaciones consulares con Estados Unidos ? ¿Quien dictó la primera Constitución de Chile? ¿Quien fue el primer General en Jefe del Ejército de Chile? ,etc.,etc………
FUE EL GENERAL JOSÉ MIGUEL CARRERA Y VERDUGO

¿Quién declaró la Independencia de Chile el 12 de febrero de 1817?¿Quién…

Ver la entrada original 744 palabras más

La Revolución Chilena del año 1891. Guerra Civil entre la Armada y el Ejército Balmacedista.

La Revolución Chilena del año 1891. Guerra Civil entre la Armada y el Ejército Balmacedista.

Blog de Patriotas y Nacionalistas, todos alineados con el bien común.

La Guerra Civil de 1891 o

la Revolución de 1891 fue un conflicto armado en Chile entre partidarios del Congreso Nacional contra los del Presidente de la República José Manuel Balmaceda.

Tras una serie de disputas entre el Poder Ejecutivo y el Legislativo, la discusión sobre el presupuesto del año 1891 finalmente generaría el estallido del conflicto interno. Mientras la mayoría del Ejército de Chile apoyó a Balmaceda, la Armada se unió a los congresistas.

Desde Iquique los revolucionarios

iniciaron, con apoyo británico, una serie de campañas con el fin de derrocar a Balmaceda, que estableció una férrea dictadura y opresión sobre sus opositores.

Tras la batalla de Concón y la batalla de Placilla, las fuerzas leales al presidente fueron derrotadas.Balmaceda entregó el poder a Manuel Baquedano el 28 de agosto, mientras las fuerzas revolucionarias entraban a Santiago, y se refugió en la legación argentina, suicidándose el 19 de septiembre…

Ver la entrada original 2.881 palabras más

PATRIOTA DE CHILE ARTURO PRAT CHACÓN.

Capitán de Fragata – 1848-1879

Su Niñez

Agustín Arturo Prat Chacón nació el 03 de abril de 1848 en la casa patronal de la hacienda de San Agustín de Puñual, ubicada en las cercanías del pueblo de Ninhue, departamento de Itata, provincia del Ñuble, región del Bio – Bio.

Imagen foto_00000001

Fueron sus padres don Pedro Agustín Prat Barril, de antiguos ancestros en la villa de Santa Coloma de Farnés, corregimiento de Gerona, en la región de Cataluña, España, y doña María Luz Rosario Chacón y Barrios, hija de don Pedro Chacón y Morales, y de doña Concepción Barrios.

A consecuencia de un incendio que destruyó el negocio que su padre poseía en Santiago, que le causó la ruina, la naciente familia debió trasladarse a la hacienda San Agustín de Puñual, donde fueron acogidos por don Andrés Chacón, hermano de su madre, propietario de la hacienda. En este lugar la pareja Prat Chacón tuvo tres hijos que murieron a los pocos meses de vida, siendo Arturo el número cuatro. De salud delicada y contextura muy frágil, su madre confió el fortalecimiento de su salud a la hidroterapia del método Priessnitz.

Durante la llamada “Fiebre del Oro de California”, su tío Andrés Chacón, realizó negocios en los Estados Unidos, con desastrosos resultados, que le costaron la ruina económica, por lo que se vio en la obligación de vender la hacienda. Como resultado, la familia Prat Chacón debió regresar a Santiago. En el invierno de 1849, abordaron un velero del recorrido Talcahuano – Valparaíso. Ningún día dejó doña Rosario de aplicar a su hijo, que contaba en ese entonces con unos quince meses de edad, el sistema Priessnitz, utilizando las gélidas aguas del mar.

En la capital, la familia se radicó en una chacra situada en la actual comuna de Providencia, de propiedad de su abuelo, don Pedro Chacón, en ese entonces cercana a la ciudad. En este ambiente campestre se fue desarrollando físicamente, dejando atrás su “complexión raquítica y endeble… expresión melancólica… aire distraído y apariencia triste y enfermiza”, de acuerdo a lo que recordaba de él su tío Jacinto Chacón, como resultado de su afición por los ejercicios físicos. Ejercicios que no excluían el pugilato con otros niños de su edad. En una ocasión, mientras disputaba una pelea con otro niño fue atropellado por un coche, sin tener que lamentar mayores consecuencias.

En 1854, se vendió la chacra y la familia se trasladó a una modesta casa en la calle Nueva de San Diego, llamada hoy día Arturo Prat. Dos años después, ingresó a una escuelita inaugurada ese año en la misma calle, que tenía una torre con una campana para llamar a clases y por ello se le conocía como la “Escuela de la Campana”. Era dirigida por el visitador General don Bernardo Suárez y el Subdirector, el normalista don Eliseo Otaíza.

Durante sus años escolares demostró ser un alumno de buena conducta, a excepción de pleitos y travesuras propias de la niñez, tenía problemas con las matemáticas, específicamente con la aritmética, que superó posteriormente, tanto así, que en 1856 obtuvo distinción en esta materia, además de lectura, geografía y religión.

Su madre recordaba de este periodo de su vida: “Tenía una tendencia muy marcada al aislamiento y la reserva”; y que “regresaba de la escuela haciendo mil travesuras por el medio de la calle, pero siempre solo”. Usaba la fuerza cuando sentía atropellado en sus derechos. Un compañero se refería a una pelea con él por haberse comido una empanada frita en exceso de las que le tocaban, dejándolo sin ella. En otra oportunidad, alumnos algo mayores lo amenazaron armados de palos. Al día siguiente, se consiguió con un almacenero vecino un cuchillo o machete, con el que enfrentó a sus rivales, quienes lo acusaron al Director Suárez. “Fue sólo para intimidarlos”, se defendía. El profesor castigó la cobardía de los asaltantes y el arrojo del asaltado.

El 25 de agosto de 1858 dejó la escuela y el 28 de ese mes, con solo 10 años ingresó a la Escuela Naval.

Como despedida de la escuela de su alumno el profesor Suárez anotó en sus registros: “Aplicación, excelente; capacidad, buena; asistencia, constante; carácter, inmejorable”.

El Cadete

Su ingreso a la Escuela Naval se debió a las becas creadas por el Presidente de la República Don Manuel Montt Torres. Eran dos por provincia: Una, de Arauco tocó a él, la otra, a su amigo Luis Uribe Orrego. Ambos tenían como apoderado a Jacinto Chacón, su tío y padrastro de Uribe.

Imagen foto_00000003

Entonces dirigía la Escuela el Marino francés Juan Julio Feillet, secundado por su compatriota Anatolio Desmadryl. Los jóvenes Prat y Uribe formaron parte del llamado “Curso de los Héroes”, integrado, entre otros, por Constantino Bannen Pradel, Carlos Condell de la Haza, Wenceslao Frías Urrutia, Miguel Gaona Yáñez, Juan José Latorre Benavente, Francisco Javier Molinas Gacitúa, Carlos Moraga Suzarte, Jorge Montt Álvarez, Guillermo Peña Urizar, Emilio Valverde Prieto, por nombrar los más importantes, todos ellos personajes destacados en la Guerra del Pacífico.

Su primer año fue irregular en los estudios, distraído, continuaron sus dificultades con las matemáticas. Sin embargo, al igual que en la escuela, se sobrepuso y logró una medalla de plata por sus logros.

En 1859, su segundo año como cadete, debió iniciar el aprendizaje náutico. Su primer viaje de instrucción lo realizó en el vapor “Independencia”, con maniobras de vela y aparejo, para seguir después con las prácticas de marinería y artillería. Más o menos en diciembre de 1859 zarpó a Caldera y de regreso siguió viaje al sur llevando víveres para el vapor “Maipú”, de estación en la costa de Arauco. En estos primeros quehaceres náuticos visitó los principales puertos del litoral de la república.

En enero de 1860, abordó por primera vez la casi nueva “Esmeralda”. Embarques y desembarques, simulacros de combate y otros. Permaneció allí hasta marzo de ese año, regresando luego a la Escuela. A mediados de ese año, volvió a embarcarse en la “Esmeralda”, que en unión de los vapores “Independencia”, “Maipú” y “Maule” se dirigieron a Quintero a las órdenes del Contralmirante Roberto Simpson a ejercicios de tiro y maniobras varias.

Imagen foto_00000002

En el libro de clases de ese año encontramos las siguientes anotaciones: “Condell al encierro, por pegarle a Prat” y “Prat peleó con Condell. Cuatro horas de arresto”.

Por esos días, presenta un marcado desarrollo físico, antes tan débil y enfermizo, fortalecido por la práctica constante de ejercicio gimnástico. Su tío Jacinto, recordaba que podía levantar pesadas barras de hierro y soportarlas por largos minutos con los brazos extendidos.

En julio de 1861, en sus pruebas finales de teoría, obtuvo el primer lugar entre sus compañeros.

Guardiamarina

Dos semanas después se embarcó nuevamente en la corbeta “Esmeralda”, la que zarpó rumbo a Talcahuano para luego seguir viaje a Lota a abastecerse de carbón. El buque estaba al mando del Capitán de Fragata Manuel Escala. Posteriormente, realizó varios viajes llevando tropas al sur.

Imagen foto_00000005

Hallándose en Valparaíso el 01 de octubre de 1861, a mediodía apareció una negra y gruesa humareda en el pontón francés “Infernal”, fondeado en la bahía. En este transporte de la armada francesa, que se mantenía como almacén flotante había carbón, artículos navales, explosivos y municiones. Inmediatamente todos los botes de la “Esmeralda” y del “Maipú” se enviaron tripulados con el mayor número de elementos para extinguir el fuego. En la embarcación de la “Esmeralda” iba una bomba de achique y en la lancha a vapor, un cañón y municiones. Ésta iba al mando del teniente 2° Enrique Simpson y uno de los botes lo dirigía el guardiamarina Prat. Acudieron también botes y lanchas del navío francés “Douguay Trouin” y otros buques surtos en la bahía, llevando varias bombas de achique, que no tardaron en ponerse en acción.

La cubierta de la nave fue invadida por oficiales y marinería que no cesaban de echar agua en abundancia por las escotillas y cubierta del buque. Entre ellos él, tiznado por el hollín y el humo y sofocado por el calor reinante. Después de más de dos horas de duro batallar y cuando las llamas hicieron imposible la permanencia a bordo, se tuvo que abandonar la nave.

Perdidas las esperanzas de salvar el buque, la lancha a vapor de la “Esmeralda” comenzó a dispararle algunos cañonazos, pero sin conseguir echarlo a pique. Tanto el “Maipú” como la “Esmeralda” calentaron máquinas para alejarse del pontón, transformado en un brulote de fuego, que podría estallar de un momento a otro.

Todos los buques de guerra, incluso el “Douguay Trouin”, cañonearon al pontón, pero éste no se hundía. Los esfuerzos resultaron inútiles y como a las cinco y media de la tarde, ante unos 10.000 espectadores de tierra, sobrevino una tremenda explosión en la santabárbara del barco.

Prat, tranquilo, permaneció de pie e incluso ayudó a levantarse a algunos, mientras sobre ellos llovían trozos de metal y madera. Después de esta explosión, el pontón se hundió lentamente. En esta ocasión, el joven Guardiamarina demostró su temple y su impasibilidad ante el peligro.

La “Esmeralda” continuó haciendo viajes al sur y en uno de ellos fue al archipiélago de Juan Fernández.

También se envió a la corbeta en busca del vapor inglés “Lima”, que se había varado y naufragado en el bajo “Lagartos”, frente a la península de Mejillones, salvándose todos sus pasajeros, que fueron llevados a Cobija por un clipper norteamericano.

Posteriormente regresó a Valparaíso, para seguir viaje a Talcahuano, Valdivia y Caldera.

Poco después la “Esmeralda” cambió de comandante, quedando al mando del Capitán de Corbeta Galvarino Riveros Cárdenas, dirigiéndose, en julio de 1863, a Chiloé a carenarse en la isla Tenglo, debido al mal estado que presentaba. Reparada la nave regresó a Valparaíso, donde tomó su mando el Capitán de Corbeta Juan Williams Rebolledo, quien hizo un viaje hasta Mejillones a defender los intereses de los chilenos vejados por las autoridades bolivianas de Cobija, donde regresó al poco tiempo, para evitar la extracción de guano que realizaba un ciudadano brasileño autorizado por el gobierno de Bolivia, en territorio perteneciente a Chile.

El 21 de julio de 1864, rindió los exámenes teóricos y prácticos para obtener los despachos de Guardiamarina Examinado, los que aprobó destacadamente.

Ese mismo año se produjeron incidentes internacionales que desembocaron en la Guerra contra España, debido a la política neo colonialista de la corona española, al enviar una poderosa Escuadra a las costas del Pacífico de América del sur y apoderarse de las islas peruanas Chincha.

Al estallar la guerra, el Guardiamarina Examinado Prat se encontraba embarcado en la corbeta “Esmeralda”, al mando del Capitán de Fragata Juan Williams Rebolledo. El 26 de noviembre de 1865 tuvo lugar el Combate Naval de Papudo, ocasión en que la nave chilena capturó a la goleta cañonera española “Virgen de Covadonga”. La captura de la nave española fue premiada por el gobierno con el ascenso en un grado para todos los marinos que participaron en el hecho de armas, siendo Prat ascendido, el 29 de noviembre, al grado de Teniente Segundo. Además, recibió como recompensa el valor de la presa que le correspondía según el reglamento respectivo, el que alcanzó a mil setecientos pesos, de los cuales la mayor parte envió a su madre.

El Teniente 2°

Inmediatamente después de su captura en el Combate de Papudo, la “Covadonga” fue incorporada a la fuerza naval chilena, al mando del Capitán de Corbeta Manuel Thomson Porto Mariño, siendo Prat trasbordado a ésta. La primera misión de la nave fue conducir a Papudo a los prisioneros españoles, para posteriormente dirigirse a Los Vilos a reparar sus averías y luego zarpar a carbonear a Lota, puerto desde donde siguió viaje a Chiloé.

Imagen foto_00000007

El 24 de diciembre la “Covadonga” zarpó de Abtao hacia Magallanes con el propósito de apresar al vapor español “San Quintín”, que se presumía venía a relevar al “Marqués de la Victoria” o a traer pertrechos de guerra para la escuadra española. Luego de carbonear en Ancud, la nave tomó la ruta de los canales más frecuentada para llegar al Estrecho de Magallanes, donde reconoció varias naves extranjeras. El 07 de enero de 1866 llegó a Punta Arenas, siendo informado su comandante por el Gobernador de ese territorio, que ningún buque hispano había cruzado el Estrecho después del “Marqués de la Victoria”. En ese puerto, una cañonera rusa le informó al Comandante Thomson que a su paso por Montevideo no había ningún buque español en ese puerto, ni tampoco noticias de que llegara alguno.

El 09 avistó un vapor que venía del Atlántico y salió a reconocerlo. Era otra cañonera rusa, por ella se tuvo noticias que en Montevideo había un pequeño vapor español y un bergantín que no había reconocido. En la imposibilidad de obtener noticias más recientes, regresó al norte, fondeando en Playa Parda, donde halló varada a la cañonera rusa “Sobel” que había zarpado horas antes de Punta Arenas. La sacó a flote a remolque por lo que permaneció allí dos días. En esta maniobra de reflotamiento, el teniente Prat tuvo una destacada participación.

Después de soportar tiempos desfavorables en su navegación al norte, en busca de naves enemigas, la “Covadonga” llegó a Abtao el 03 de febrero. Su llegada ocurrió cuatro días antes que se presentaran frente al apostadero las fragatas españolas “Blanca” y “Villa de Madrid”.

La derrota de Papudo, llevó a la escuadra española a buscar rápidamente el enfrentamiento con las naves aliadas, chileno–peruanas, unidas en esta guerra. Así, el 07 de febrero de 1866, en las cercanías de Chiloé, se desarrolló el Combate Naval de Abtao, que no pasó de un intercambio de disparos de artillería entre la “Covadonga” y las fragatas hispanas “Villa de Madrid” y “Blanca”, ya que las otras naves aliadas no participaron por la falta de carbón o por la poca profundidad de las aguas del lugar donde se libró el combate. Prat, como se mencionó anteriormente, se encontraba en la “Covadonga”, nave que resistió con fortuna los tiros de las naves españolas. Los aliados no tuvieron que lamentar bajas, mientras que los españoles tuvieron dos muertos. Al momento del Combate Naval de Abtao, las naves aliadas estaban al mando del Capitán de Navío de la Armada peruana Manuel Villar en reemplazo del Comandante chileno Juan Williams Rebolledo, quien había zarpado con la “Esmeralda” el 05 de febrero a Ancud, en busca de carbón y víveres para las naves peruanas “Unión” y “América”, que habían arribado el día anterior a los canales de Abtao luego de una larga travesía desde Perú.

Después de esto, el buque fue al apostadero de Huito que se fortificó concienzudamente, al extremo que cuando llegaron las fragatas españolas “Numancia” y “Blanca”, desistieron de atacar y regresaron al norte.

Poco antes de llegar la Escuadra a Valparaíso y cuando la flota española había abandonado las aguas del Pacífico, el 30 de septiembre, estalló un motín en la corbeta peruana “Unión”. Para restaurar el orden, el Comandante en Jefe de la Escuadra aliada, Vicealmirante Manuel Blanco Encalada, comisionó al Comandante de la “Covadonga” Manuel Thomson para que dominase el motín. Para ello se desprendieron botes de la “Esmeralda” y “Covadonga”, al mando, respectivamente, de los Tenientes Latorre y Prat. Bastó esto para que el cabecilla se ocultara cuando los botes llegaron al costado de la “Unión” y luego huyera a tierra. Los cómplices fueron inmediatamente apresados, terminando así la intención de sublevar un buque peruano, que formaba parte de una Escuadra mandada por un chileno y en un puerto chileno.

Mientras la Escuadra estuvo en Valparaíso y aún cuando la flota española había dejado el Pacífico Sur, se mantuvo estrecha vigilancia sobre los transportes peninsulares rezagados que pudieran llegar a nuestras costas. Así fue como se produjo la capturada de la barca inglesa “Thalaba”, que traía víveres y pertrechos para los buques hispanos. Esto se hizo con un bote tripulado por el Teniente Prat. La barca fue declarada buena presa por los Tribunales y pasó a desempeñarse como pontón de la Armada. Prat por su parte, permaneció muy corto tiempo en esta nave, para retornar posteriormente a la “Covadonga”.

Imagen foto_00000006

El 06 de diciembre de 1866, participó en la misión de auxilio del barco británico “Uruguay”, que viajaba de Valparaíso a Le Havre, cargado de trigo y que fue afectado por un violento temporal. Se rebuscó intensamente sin encontrarse resto alguno de la nave, regresando la “Covadonga” a puerto. Poco después se confirmó su naufragio.

A comienzos de 1867, después de efectuar reparaciones y cambio de su armamento, la “Covadonga” realizó en marzo una exploración hidrográfica en la costa norte hasta Carrizal Bajo, continuando en ejercicios hasta el archipiélago de Juan Fernández, viaje que se repite a fines de año.

En julio de 1868, trasbordó a la corbeta “O’Higgins”, nave comandada por el Capitán de Fragata Ramón Cabieses. Estando a su bordo llegó la noticia del terremoto y maremoto del 13 de agosto de 1868 que afectó la costa sur del Perú, que destruyó completamente las ciudades de Arica y Arequipa.

Chile mandó en el acto alistar el vapor “Maipú”, mandado por el Capitán de Corbeta Julio Lynch Zaldívar, para que llevara socorros a los habitantes de los lugares afectados por la catástrofe natural. Prat fue uno de los oficiales que integraron la dotación de esta nave en su humanitaria misión. Terminada su labor, volvió a la “O’Higgins”.

En este buque, el 09 de diciembre zarpó nuevamente al Perú en unión de las corbetas “Esmeralda” y “Chacabuco”, para repatriar a Chile los restos del padre de la patria, General Bernardo O’Higgins Riquelme, sepultado en Lima. El mando de la Escuadra lo tomó el Almirante Manuel Blanco Encalada, quien izó su insignia en la corbeta “O’Higgins”.

El 26 de enero de 1869, realizó un viaje al archipiélago de Juan Fernández, llevando cadetes navales en instrucción. De regreso fue transbordado al vapor “Ancud” en calidad de oficial del detall. Su comandante era Julio A. Lynch Zaldívar. Este transporte llevaba víveres a la colonia de Magallanes.

A mediados del año, volvió al pontón “Thalaba” por un corto tiempo y luego trasbordó al “Ancud”, realizando viajes a Arauco, Valdivia y el Estrecho de Magallanes.

El Teniente 1°

El 09 de septiembre de 1869 obtuvo su ascenso al grado de Teniente 1° y en enero de 1870 volvió a la “O’Higgins”, como Oficial Detall, a las órdenes del Comandante, Capitán de Fragata José Anacleto Goñi.

Imagen foto_00000010

Pese al intenso trabajo propio del cargo de Oficial del Detall, o Segundo Comandante, se daba el tiempo para dedicarse al estudio de las matemáticas, especialmente cosmografía y trigonometría esférica, por las cuales tenía predilección. También estudiaba otros ramos que le eran necesarios para obtener su licencia en Humanidades y poder así ingresar a la Universidad, con el propósito de estudiar derecho.

El 08 de enero de 1870, la “O’Higgins” se dirige a Isla de Pascua, llevando cadetes de la Escuela Naval y aprendices de marineros, en viaje de instrucción, con el propósito de levantar planos de las costas que visitaran. La comisión fue cumplida íntegramente. Se hizo un plano general de la isla, dirigido por el Director de la Escuela de Aprendices de Marineros, Teniente Ignacio Gana, al que cooperaron los oficiales del buque y los cadetes de la Escuela Naval.

En el ínterin Prat, con gran preocupación, terminaba la reparación completa de la arboladura del buque y se esmeraba en que imperara a bordo una estricta disciplina y una buena vigilancia y limpieza.

Antes de dejar la Isla de Pascua, se discutió a bordo sobre la conveniencia de embarcar en el buque algunos de los nativos que solicitaron incorporarse a la dotación del buque, pues virtualmente no pertenecían a nadie y no tenían otra nacionalidad que la de pascuenses. Prat obtuvo del Comandante Goñi que seis de ellos se embarcaran como grumetes y otros tantos como camareros de oficiales, como una obra de caridad por el desamparo total en que se hallaban éstos. De Pascua el buque siguió a Mejillones y Coquimbo, tocando en Juan Fernández, para fondear en Valparaíso el 06 de marzo de 1870.

Con el objetivo de poder rendir los exámenes que le faltaban para poder ingresar a la universidad, elevó una solicitud al Consejo Universitario pidiendo se le concediera el derecho a rendir estas pruebas, en la fecha en que creía estaría de regreso de una comisión que debía cumplir su buque en Mejillones.

Al llegar a Valparaíso el 30 de octubre, solicitó licencia por asuntos particulares, la que le fue concedida, para rendir sus exámenes pendientes en el Liceo de Valparaíso y en el Instituto Nacional de Santiago. En ambos tuvo éxito, quedando en posesión del grado de Bachiller en Humanidades, lo que le permitía estudiar derecho en la universidad.

Todo esto lo logró en una época en que no sólo necesitaba dividir su tiempo, sino que además se veía seriamente entorpecido para presentarse en el momento oportuno a rendir sus pruebas de competencia, debido a sus funciones a bordo.

El 01 de abril de 1871 asumió el cargo de Segundo Comandante del vapor “Arauco”, que bajo las órdenes del Capitán de Corbeta Santiago Hudson, realizó un viaje a Mejillones, para regresar a Valparaíso después de carbonear en Lota, el 12 de mayo, en un día de neblina cerrada, el buque se estrelló en la costa de Viña del Mar, varándose en la playa. El Comandante Hudson lo envió a Valparaíso en procura de los auxilios necesarios para salvar al menos los pertrechos y el aparejo.

Del malogrado “Arauco” pasó al vapor “Valdivia”, buque transformado en pontón, donde funcionaba la Escuela Naval, cuyo director era el Capitán de Corbeta Luis Alfredo Lynch, mientras el Comandante del buque era el Capitán de Corbeta Ignacio Gana. Prat pasó a integrar el cuerpo docente de la Escuela Naval junto al Capitán de Corbeta Ramón Vidal Gormaz, quien era el Subdirector y los Tenientes Miguel Gaona, Ignacio Serrano y Federico Chaigneau.

El 26 de abril de 1871 la Escuela Naval se trasladó a la corbeta “Esmeralda”, tomando su mando el Capitán de Corbeta Luis Alfredo Lynch. El buque, sin perjuicio de servir de escuela, tuvo que desempeñar también algunas misiones requeridas por el gobierno, especialmente en Mejillones, donde la actividad de políticos bolivianos ponía en peligro los intereses económicos y comerciales de ciudadanos chilenos avecindados en ella y que era necesario hacer respetar. Asimismo, la “Esmeralda” tuvo que desarrollar ejercicios para mantener el adiestramiento, especialmente en la artillería. A fines de 1871 la corbeta zarpó a Mejillones, permaneciendo allí de estación hasta febrero de 1872, pasando al regreso por Juan Fernández.

Durante su permanencia en Mejillones, desempeñó funciones de profesor de Ordenanza Naval, obligándose con ello a estudiar detenidamente el texto, compuesto de cláusulas de los cánones españoles monárquicos de Carlos III, en la cual se contrariaban obvios principios de libertad. Es por ello que comenzó a dictar a sus alumnos las teorías de derecho público y administrativo que pudiesen servir de guía para clarificar las atribuciones que la señalada Ordenanza fijaba en una sola persona. Estos estudios de la Ordenanza lo convirtieron en un experto en ella y le sirvieron para sus futuros estudios de leyes.

A partir de marzo de 1872, tomó las cátedras de Táctica Naval y Maniobras Marineras. Al mes siguiente, el Capitán de Corbeta Ramón Vidal Gormaz cambió destinación, al ser designado Comandante de la “Covadonga”, quedando desde esa fecha como Subdirector, Profesor y Oficial del Detall de la “Esmeralda”. Ese mes, por enfermedad del Director, quedó como Comandante accidental hasta junio, en que el Comandante Luis Lynch volvió a tomar el mando del buque y la dirección de la Escuela Naval.

A fines de agosto y hasta comienzos de diciembre su buque fue comisionado nuevamente a Mejillones. Allí se enfermó el comandante Lynch, por lo que tuvo que regresar a Valparaíso, reemplazándolo a contar del 21 de noviembre en el cargo de Comandante y Director accidental de la “Esmeralda” y Escuela Naval, respectivamente. El 28 de ese mes, su nave fue relevada por la corbeta “Abtao”, zarpando a Valparaíso al día siguiente.

El Capitán de Corbeta

El 12 de febrero de 1873 ascendió a Capitán de Corbeta.

El 05 de mayo de 1873 desposó a Carmela Carvajal Briones, con quien tuvo tres hijos: Carmela de la Concepción, Blanca Estela y Arturo Héctor.

Imagen foto_00000015

Permaneció en el mando accidental de la corbeta hasta junio de 1873, fecha en que la entregó al titular, Capitán de Fragata Luis Lynch, quedando siempre como su Segundo Comandante.

El 24 de mayo de 1875, hallándose la “Esmeralda” en la bahía de Valparaíso, se desató un violento temporal. La nave se encontraba amarrada con cadenas a su boya. Como el tiempo se había presentado bonancible y nada hacía esperar un cambio meteorológico de magnitud en pocas horas, sus dos jefes estaban en tierra. Lynch había bajado como cualquier día y él se encontraba con licencia por una ligera enfermedad.

En la noche del 23 al 24 de mayo el ligero viento del norte fue arreciando rápidamente y se transformó en un desatado temporal. Al amanecer en la bahía inmensas olas barrían las cubiertas de las naves y sus tripulantes a duras penas podían caminar contra el fuerte viento. El vapor “Valdivia” fue arrojado contra la “Esmeralda” cortándole las cadenas, rompiéndole el bauprés y echándole abajo el palo trinquete, quedando la corbeta al garete, para luego embestir al vapor “Maipú”.

En esta angustiosa situación llegó a bordo el Comandante Lynch, quien tuvo que subir por un cabo lanzado desde cubierta al bote fletero en el cual se trasladó desde tierra. Poco después lo hacía el Segundo Comandante, Capitán de Corbeta Arturo Prat, quien pese a encontrase enfermo en su domicilio, se fue a bordo en una embarcación fletera que pagó a precio de oro. Los más animosos remeros habían rehusado llevar al personal a bordo y ni aún pagándoles precios exorbitantes, pero ante las exigencias de Lynch, por un lado y de él, por el otro, cada bote accedió, a su turno, a dejarlos a bordo. Bogó junto a los remeros y todos se afanaron para llegar a la corbeta, subiendo y bajando sobre las crestas espumosas de las olas, exponiendo la vida, tanto a la ida, como a su regreso a tierra.

A pocos metros del costado de la corbeta, al no poder atracar el bote que lo conducía, ya que se podía dar vuelta, se lanzó al agua y se acercó al buque a nado. Fueron sólo algunos pocos metros y desde a bordo le arrojaron un cabo por él que subió a cubierta, desde donde se encargó de dirigir la maniobra que le permitiera a la corbeta capear el temporal. La tarea la realizó con el extremo de un cabo amarrado a la cintura y el otro a un mástil, de modo de tener la suficiente libertad de movimiento y a la vez con la seguridad de no caer al agua por las grandes escoras del buque. Igual procedimiento había adoptado Lynch en la toldilla. Después del agotador trabajo y porfiada lucha, el Comandante Lynch consiguió varar al buque de proa, ya de noche, frente a la actual estación de ferrocarriles, en el sector de El Barón, en la desembocadura del estero de Jaime, actual Avenida Francia.

Allí, como se pudo, se pasaron cabos a tierra. Se despojó del cabo que lo ataba y procedió a dirigir la maniobra de pasar espías, tanto para afirmar el buque como para poder abandonarlo, pues ya no podía hacerse otra cosa a bordo, sino que esperar en tierra que pasase la tormenta. Los oficiales de marina y la tripulación que se hallaba en tierra procedieron al salvamento de la gente, lográndose hacerlo sin ningún percance a las tres y media de la mañana, gracias a la brillante labor que había desplegado desde a bordo. El último que dejó la nave fue el Comandante Lynch.

Pasado el temporal y vuelta la tranquilidad, se logró salvar a la “Esmeralda” gracias a las atinadas medidas tomadas por el Mayor General del Departamento de Marina, Capitán de Navío Juan Williams Rebolledo y sus colaboradores, con ayuda del vapor “Ancud” y el remolcador “Adela,” que pudieron zafarla y remolcarla lejos de la playa para ser llevada al dique.

En muchas ocasiones reemplazó a Lynch como Director accidental de la Escuela Naval y allí su labor fue brillante, de una preocupación permanente, como exigía la importancia de su cargo, con espíritu de responsabilidad y siempre teniendo en mente la equidad, rectitud e imparcialidad en los problemas disciplinarios internos.

Sus notas a la Comandancia General de Marina fueron siempre juiciosas y al pedir los elementos indispensables para la Escuela Naval revelaron su honestidad funcionaria, incorruptible, pero humana.

El Estudiante de Derecho y Abogado

El año 1870 inició sus estudios para convertirse en abogado. Éstos los inició con su egreso como alumno libre de Humanidades en el Liceo de Valparaíso y el Instituto Nacional. En 1871, obtuvo el diploma del Bachillerato en Filosofía y Humanidades, requisito exigido para iniciar sus estudios de derecho, encontrándose entre sus examinadores el destacado historiador y hombre público Diego Barros Arana.

Imagen foto_00000018

En 1872, comenzó los estudios de derecho en propiedad, adscrito a la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, estudiando a bordo de la “Esmeralda”, ese año en Mejillones. De regreso en Valparaíso, luego de cumplir su misión, solicitó ser examinado en ésta ciudad, aprobando los ramos requeridos. En 1875, inició la práctica de la abogacía, requisito anterior al título, en un estudio jurídico porteño.

Es del caso destacar que sus estudios de leyes los realizó sin descuidar su labor como Subdirector y frecuentemente, de Director de la Escuela Naval.
En julio de 1876, aprobó sus últimos cursos. Listo para licenciarse, debió sortear una cédula entre diversos ramos y dar examen sobre ella. Su cédula fue derecho romano, que aprobó entre los días 24 y 26 de julio, junto con la aprobación de su Memoria de Prueba para optar al grado de Licenciado, titulada “Observaciones a la Lei Electoral Vijente”, escrita en el marco de la promulgación de la nueva ley electoral, durante el gobierno del Presidente de la República Federico Errázuriz. Prat analizó la ley, planteando que con ella era posible avanzar en la libertad electoral, encontrándole contradicciones y a veces un texto poco claro, sin embargo, recalcó que era una ley “eminentemente liberal”, para terminar opinando “Buena en el fondo, tiene la necesidad de serias e importantes reformas en materia de reglamentación, si ha de alcanzar el alto objetivo que está a ser destinada: ser garantía eficaz de que el resultado de las urnas sea feliz expresión de la voluntad nacional”.

Posteriormente, debía rendir el examen final ante los Ministros de la Corte Suprema de Justicia el 31 de julio del mismo año. Sin embargo, se enteró que el Tribunal había resuelto no oír exámenes ese día. Lo anterior lo molestó, planteando su reclamo al Primer Oficial de la Secretaría de la Corte, quien le aconsejó pidiera audiencia para hablar con el Presidente del Tribunal, don Manuel Montt Torres. Sin dilación alguna, consiguió la audiencia solicitada y expuso a Montt la urgencia de volver a su buque y le rogó se sirviera tomarle el examen correspondiente. El señor Montt consultó el caso con sus colegas y sin vacilaciones, su petición fue aceptada por unanimidad y el portero recibió la orden de hacer entrar a la sala a aquel oficial de Marina tan justamente molesto.

La historia consigna lo sucedido ese memorable día en la vida del héroe. Vestido de impecable uniforme de parada, con su espada al cinto, llegó a las dependencias de la Corte Suprema.

Imagen foto_00000017

Llamó la atención y causó curiosidad en el recinto de los Tribunales el ver por primera vez a un oficial de Marina en trámites para obtener el título profesional de abogado; hombre sencillo y sin vanidad, quiso en esa ocasión, para él solemne y de imperecedero recuerdo, presentarse con lo mejor que tenía. Al entrar, fue detenido por el portero, quien le manifestó que al Tribunal no era permitido llegar ni con bastón ni mucho menos con espada y que tuviera a bien quitársela. Por primera y única vez en un acto oficial, entregó su espada en manos ajenas, sólo ante la majestad de la ley, en la portería del primer Tribunal de la República. Así, entró en la sala despojado de su espada y como licenciado en leyes, vistiendo su levita de Capitán de Corbeta.

Luego de rendir un excelente examen, fue aprobado unánimemente. Terminada la audiencia fue felicitado por el Secretario, señor Infante, en nombre de la comisión que lo examinó, por la extraordinaria competencia demostrada en el examen.

Antes de obtener su título, ya se había desempeñado como abogado al defender al ingeniero Ricardo Owen, acusado de desobediencia y después a su amigo y compañero de curso de la Escuela Naval, Luis Uribe, acusado del delito de desobediencia y desacato a sus superiores.

En una defensa notable por su precisión y habilidad magistral, dejó de manifiesto la actitud arbitraria del Almirante José Anacleto Goñi y el mal proceder del Ministro Plenipotenciario de Chile en Europa, Sr. Alberto Blest Gana, obteniendo un gran triunfo, ya que el Consejo de Guerra absolvió al acusado, dándole por cumplido el tiempo de seis meses en que Uribe estuvo arrestado y le concedió todas las indemnizaciones a que tenía derecho.

A la muerte del Vicealmirante Manuel Blanco Encalada, ocurrida el 05 de septiembre de 1876, entre otros oradores, hizo oír su voz en sus funerales en Santiago, leyendo un discurso que reveló su erudición.

El año 1876 la Escuela Naval cerró, pasando a desempeñarse como ayudante en la Gobernación Marítima de Valparaíso y fijó su estudio de abogado en la Plaza de la Justicia, en los altos del Banco Consolidado de Chile. Esto le permitía atender sin inconvenientes, en horas de franco, a su clientela, y en horas de servicio los deberes de su cargo.

Cuando se presentó en la Cámara de Diputados el proyecto de Ley de Navegación, EL 14 de diciembre de 1876, algunos de sus autores tomaron contacto con él, para que la revisara y emitiera un juicio y si era el caso, insinuara las modificaciones que estimara conveniente.

Después de algunos meses de trabajos, presentó una gran cantidad de comentarios y observaciones a los autores del proyecto, fundamentados en 152 artículos. Muchas de sus propuestas fueron aceptadas y la ley fue aprobada el 24 de julio de 1878, la que permaneció vigente durante cien años.

El Capitán de Fragata

Ascendió a Capitán de Fragata el 25 de Septiembre de 1877.

Al año siguiente, se presentaron delicados problemas limítrofes con Argentina, debido principalmente a las intenciones de ese país en hacer soberanía en territorios de la Patagonia, que pertenecían históricamente a Chile, especialmente en el río Santa Cruz, al extremo de que ambos países se alistaron para la guerra.

Imagen foto_00000016

Lo anterior, llevó al Presidente de la República, Aníbal Pinto, a solicitar a la Comandancia General de Marina un oficial de Marina de absoluta discreción y confianza para mandarlo como agente especial confidencial a Uruguay, con instrucciones de trasladarse a Buenos Aires para obtener informaciones del apresto armamentista argentino. El elegido fue él. De acuerdo a sus propias palabras, al referirse a la reunión privada que tuvo con el Presidente de la República, al encomendarle tan delicada y especial misión fue: “El objeto de su viaje es saber si está dispuesto a trasladarse a Montevideo para saber lo que se haga en la República Argentina, en orden a armamentos, movimientos militares y toda clase de aprestos que revelen un carácter hostil a Chile, pues se está recibiendo continuamente telegramas alarmantes, quizás sin fundamento real y lo que se desea es saber lo que haya de positivo”.

En cumplimiento de su misión, se dirigió a la ciudad de Montevideo, donde arribó el 18 de noviembre de 1878, presentándose como abogado y escritor, alojándose en el hotel de la Paz. Visitó dos veces Buenos Aires en diciembre del mismo año, logrando establecer algunos contactos y encontrándose brevemente con el Presidente de ese país, don Nicolás Avellaneda.

La labor desarrollada fue descollante. Con su informe el gobierno chileno se formó una imagen clarísima de los preparativos argentinos, sin embargo, la misión no era de su agrado, por lo que solicitó su retorno al país tras completar lo esencial de ésta. El 28 de enero de 1879 recibió autorización para volver a Chile, arribando a Valparaíso a mediados de febrero, rindiendo cuentas de los gastos realizados en el desempeño de su misión, incluso, devolvió al gobierno el dinero sobrante que ascendía a la suma de noventa y siete pesos.

Un par de meses antes de viajar a Montevideo, el 07 de junio de 1878, escribe una carta al Presidente de la Sociedad Benjamín Franklin, en la cual agradecía haber sido aceptado para hacer clases gratuitas en la Escuela Nocturna para adultos Benjamín Franklin, que funcionaba en Valparaíso, para dictar las clases de Moral y Lecciones de la Naturaleza.

“Tengo el agrado de acusar recibo de su estimable nota de 4 de junio último, en la que, a nombre del directorio que usted preside, me comunica haber sido aceptada, con agradecimiento, la oferta que, por medio de su secretario, le hice, para llevar algunas clases en la Escuela Nocturna para adultos Benjamín Franklin, que se trata de establecer.

Habéis emprendido una obra de humilde apariencia, pero de vastos resultados en el porvenir.

Estimo un deber ayudaros en su realización, como creo un honor alistarse bajo la bandera de la instrucción del pueblo, que habéis levantado.

No extrañéis, pues, que en vez de recibir las gracias que me dáis por el ofrecimiento que os hice, juzgue deber dároslas por su aceptación.

Desempeñaré con placer y, a medida de mis fuerzas, las clases de Moral y Lecciones de la Naturaleza, que habéis tenido a bien señalarme.

Con sentimientos de la más distinguida consideración y aprecio, quedo de usted A.S.S.                                                                                                                           

Arturo Prat

Al Presidente de la Sociedad Benjamín Franklin”

Su regreso al país coincidió con el zarpe de la Escuadra al norte, con destino a Antofagasta, donde arribó el 14 de febrero, ciudad que fue tomada por las tropas chilenas, con el objetivo de salvaguardar los intereses de los connacionales residentes, pasados a llevar por las medidas tomadas por el gobierno de Bolivia, causa inmediata y directa de la Guerra del Pacífico.

Al estallar el conflicto bélico, como se mencionó anteriormente, venía llegando de su misión en Montevideo, razón por la cual no se le dio un puesto a flote en la Escuadra, pues todos los cargos ya estaban ocupados durante su ausencia en el extranjero, por lo que fue nombrado ayudante de la Comandancia General de Marina. Su trabajo no le agradaba, se consideraba postergado ante la suerte de sus compañeros embarcados, quienes tendrían la oportunidad de luchar por la patria. Por ello, usaba lo menos posible el uniforme, permaneciendo gran parte del tiempo en su estudio de abogado.

Pero esta situación no duro mucho tiempo. Cuando don Rafael Sotomayor debió viajar a Antofagasta llevando el plan del gobierno para la Escuadra, solicitó a la Comandancia General de Marina un ayudante que le sirviera de secretario y asesor en asuntos navales, siendo designado para estas funciones él. Ambos se embarcaron en un vapor de la carrera el 29 de marzo, llegando el 02 de abril, después de hacer escala en Coquimbo y Caldera. Aquí abordaron el buque insignia de la Escuadra, blindado “Blanco Encalada”, siguiendo en él hasta Iquique, donde recibió la orden de notificar el bloqueo de Iquique a las autoridades peruanas. Bajó a tierra el 05 de abril, ya en guerra declarada y con la espada envainada en la mano izquierda y en la derecha un pliego cerrado, pasó entre el gentío curioso y preguntó por la casa del Prefecto de la ciudad, Sr. Dávila. Conocida la dirección, siguió su camino, siempre rodeado de gente que se abría paso ante su presencia, hasta llegar a su destino. El Prefecto lo recibió cortésmente, pero con evidente nerviosismo, al punto que no pudo abrir el despacho, lo que tuvo que hacer el propio Prat. Enterado que el puerto sería bloqueado, el funcionario peruano se limitó a hacer presente una protesta que como contestación entregó a Prat, quien a su vez, le solicitó autorización para dejar una nota similar al Decano del Cuerpo Consular, en la que se manifestaba que la actitud hostil del Perú hacia Chile, en el conflicto con Bolivia, había llevado a nuestro país a bloquear el puerto de Iquique y le indicaba a los extranjeros residentes que podrían embarcarse en los vapores al ancla en la bahía con el pasaporte del respectivo Cónsul.

Antes de retirarse, el Prefecto le ofreció una escolta, en previsión de cualquier acción hostil de la muchedumbre, contestando: “No la necesito, señor”. Luego de esto, le dio las gracias, lo saludó atentamente y se retiró. El regreso a bordo lo realizó sin problemas, no recibió insultos ni vejaciones.

Estando en Antofagasta, se le asignó el mando de la goleta “Covadonga”, que se encontraba en reparaciones en Valparaíso, la que debía llevar a Iquique. Aprovechando esta situación el Almirante Williams Rebolledo y el Ministro de Guerra en Campaña, Rafael Sotomayor, lo enviaron con la comisión de pedir personalmente al gobierno la compra urgente del vapor “Amazonas”.

Terminada su misión en Santiago tomó el mando de la “Covadonga”, cuyas reparaciones estuvieron listas a principios de mayo. El día 03, la corbeta “Abtao”, al mando del Capitán de Corbeta Carlos Condell y la goleta “Covadonga”, bajo su mando, zarparon de Valparaíso, recalando en Iquique el 10. Al llegar a su destino, encontraron a la Escuadra haciendo preparativos para una incursión por sorpresa al Callao, con el objetivo de atacar a la escuadra peruana en ese puerto. Para esto, el Almirante Williams Rebolledo hizo cambios en los mandos de las unidades. Designó Comandante de la “Abtao” al Capitán de Fragata Manuel Thomson, que comandaba en ese momento la corbeta “Esmeralda”, siendo reemplazado por Prat y dejó de Comandante de la “Covadonga” al Capitán de Corbeta Carlos Condell.

El Héroe y su Legado

El 16 de mayo, la Escuadra zarpó rumbo a El Callao con el plan de sorprender a los buques peruanos. La casualidad o el destino quiso que el mismo día zarpaban desde ese puerto el blindado “Huáscar”, la fragata blindada “Independencia” y los transportes “Oroya” y “Chalaco”, con destino a Arica, con el objeto de llevar tropas, armamento, municiones y vituallas, cruzándose ambas escuadras sin avistarse.

Imagen foto_00000019

En Arica, el Jefe de la División Naval Peruana, Capitán de Navío Miguel Grau Seminario, fue informado que en Iquique habían quedado bloqueando el puerto solo dos buques chilenos, cuya inferioridad combativa en comparación al “Huáscar” e “Independencia” era inmensa y que un convoy con 2.500 soldados chilenos había zarpado de Valparaíso con destino a Antofagasta. Rápidamente ideó un plan que consistía en hundir las naves chilenas para levantar el bloqueo de Iquique y atacar el convoy para apoderarse de los buques, tropa, armamento, víveres y pertrechos en general. Como acción secundaria, destruiría la máquina resacadora de agua de Antofagasta para evitar el suministro de este vital elemento a las tropas del Ejército que se encontraban allí acantonadas.

Combate naval de Iquique | Huellas.CL

El miércoles 21 de mayo de 1879, a las 6:30 de la mañana, al despejarse la neblina, el vigía de la “Covadonga” dio aviso de la presencia de dos naves con el grito “¡Humos al norte!”. En un principio se pensó que había regresado la Escuadra chilena, sin embargo, a las 6:45 horas, un marinero de la “Covadonga” logró identificar con claridad las arboladuras de los buques y reconocerlos como los peruanos “Huáscar” e “Independencia”. Ante esa información, el Comandante Condell ordenó dar un tiro de aviso a la “Esmeralda” al ancla en el puerto.

No se narrará en esta biografía los combates navales de Iquique y Punta Gruesa, solo se señalarán algunos hechos relevantes que explican el motivo por el cual la figura del Capitán de Fragata Agustín Arturo Prat Chacón es para los chilenos una de las más importantes de toda su historia.

Aunque la diferencia de fuerzas existentes entre las naves chilenas y peruanas era abrumadora, el Comandante Prat optó por enfrentar el desigual combate hasta las últimas consecuencias. Cumplir con su deber y no rendir jamás el pabellón nacional de su nave.

Imagen foto_00000021

Su heroica muerte sobre la cubierta del “Huáscar” fue el ejemplo a seguir por todos los chilenos, que hasta ese momento no comprendían el por qué de la guerra. La Nación se cohesionó en torno a su figura y la de sus compañeros de gloria, los que hasta el momento se mostraban impávidos frente a la guerra, ahora se enrolaban tanto en el Ejército como en la Armada.

El 21 de mayo de 1879, marcó un antes y un después en la guerra, sin temor podemos afirmar que ese día en Iquique, la balanza de la victoria se inclinó hacia Chile, gracias a la valentía y heroísmo de Prat y sus camaradas de armas de la “Esmeralda” y de la “Covadonga”.

Fuente: Biblioteca Histórica de la Armada de Chile

Sitio Web: armada.cl

Imagen: Huellas.cl

21 Razones Para Votar por José antonio Kast.

Porque es el único de derecha, como tú (si no lo fueras no estarías leyendo esto).

Es lo más parecido a Pinochet que hay en plaza, aunque en vez de reconocerlo “se corre” (nadie es perfecto).

Es el único capaz de aplicar mano dura a los violentos. Los demás ceden ante la violencia, es decir, son como Piñera o peores.

Es el único del Rechazo, lo que le garantiza un 22 % de los votos y con eso pasar a segunda vuelta.

Este otro año apoyará con todo el Rechazo en el plebiscito de salida.

Es hijo de inmigrantes alemanes, como los que hicieron del sur lo que es.

Es católico. Su religión está pasando por un mal momento, pero todavía es mejor que las demás.

Es casado en únicas nupcias y tiene muchos hijos. O sea, da un buen ejemplo.

Es valiente. Se atrevió a entrar a una universidad roja de Iquique, donde le pegaron.

Se atrevió a exponer, en la Enade del ’17, sus valores: Dios, Patria y Familia. Lo ovacionaron.

Se atreverá a bajar el costo de contratar trabajadores, como Büchi ’85: mucho más empleo formal.

Va a volver a equilibrar el presupuesto, a reconstituir los fondos soberanos y las reservas nacionales dilapidadas y Chile volverá al primer lugar de AL.

Es el único que se atreverá a aumentar la edad de jubilación ante la mayor longevidad.

Va a limpiar el Poder Judicial de jueces rojos prevaricadores.

Va a indultar a los presos políticos militares.

Pacificará la Araucanía como lo hizo Pinochet y lo van a designar “ullmen f’ta lonko”, como a él.

Va a respaldar a los carabineros más que a los delincuentes y éstos irán presos.

Va a indemnizar a las víctimas de los delitos en vez de a los terroristas.

El gasto social irá a los pobres y no a los políticos. Luego, no habrá pobres.

Va a garantizar la libertad, el derecho a ser desigual y la propiedad, que es la base de todas las demás libertades.

Impedirá a la izquierda robarse los votos como lo ha hecho siempre.

Fuente Blog de Hermógenes:

HOLGAZANES, HARAGANES, Payasos, VAGOS Y LADRONES, INTENTAN REDACTAR UNA CONSTITUCIÓN INUTILMENTE para chile.

Constituyentes son la peor vergüenza nacional, excepto algunas excepciones con sentido común y disposición Por amor a la Patria.

¿Qué piensa el ciudadano Chileno común respecto al CAOS Constituyente que hoy impera dentro de lo que aparentemente es realmente o un CIRCO BARATO o un MANICOMIO?

Primero hay que hacerse la pregunta: ¿Qué hacen los constituyentes? La Convención Constituyente tendrá por único objetivo redactar la nueva Constitución, no afectando las competencias y atribuciones de los demás órganos y poderes del Estado, y se disolverá una vez cumplida la tarea que le fue encargada.

Respondiendo a este cuestionamiento, dicen que las redes sociales hablan solas, el desprestigio y desagrado respecto a los constituyentes del Apruebo y todos sus “independientes zurdos” es de la peor imagen y mala imagen que tiene el Chileno común y corriente, a continuación dejaré una serie de Twists que exponen que esta gente no avanza absolutamente nada en la redacción de la Nueva Constitución.

Los comentarios en redes sociales “Todas” son de absoluto repudio a estos constituyentes asquerosos, con una sedición y falta de empatía hacia el pueblo Chileno trabajador que INDIGNA y causa RABIA.

¿Puede que esa sea una opción, oportunidad para seguirnos balcanizando? y llevándonos al confrontamiento o un linchamiento de parte de la ciudadanía asqueada y cansada de ver tan impávidamente vía TV y radio a gente con las peores intenciones para con nuestro país. A estas alturas de la vida y de la Crisis y Revolución Molecular Disipada del Comunismo que vive Chile todo puede ocurrir y suceder, hasta cosas absolutamente incomprensible, Distópica y Orwellianas, sin dudas este proceso constituyente no va a terminar bien.

Como conclusión…. Observemos este proceso de intento de redacción de una nueva constitución y lo mejor es no esperar absolutamente nada de nada de gente de esta clase inmoral, flojos, ineptos, a favor de causas de la muerte, revolucionarios, oscuros, payasos y maricones #ANTICHILENOS, sigamos viendo como al final de esta historia tan penosa y oscura de la historia de Chile, algo no visto nunca en Chile termine de la peor forma. Ustedes saben a lo que me refiero.

  • Quién obra mal en esta vida, termina mal.
  • Todo se devuelve como el efecto bumerán, sobre todo si haces el mal.
  • No hay mal que dure 100 años… ni hombre que lo aguante.

Fuente: Periodismo PATRIOTA Vía: Canal – INFO WAR CHILE – @universoparalelo14

Imágenes de Twitter

“No culpe a Pinochet, que no ha hecho más que cumplir con su deber y hacer lo que le correspondía”, Foucault

Presidente Augusto Pinochet Ugarte el mejor PATRIOTA de la historia de Chile. El gran Libertador y AntiComunista.

Odié la figura y la representación del general chileno Augusto Pinochet Ugarte con todas las fuerzas de mi corazón. Fui expulsado del ejercicio de mi cátedra en la Escuela de Economía y de mi puesto de investigador del Centro de Estudios Socioeconómicos (CESO) de la Facultad de Economía de la Universidad de Chile. Y perseguido por las fuerzas de la policía política de la dictadura, la temida DINA. Debí dejar el país en cuanto se me hizo posible. Debí dejar la universidad y el Centro de Estudios en el que me desempeñaba como investigador en ciencias sociales e ideología, así como el país, en noviembre de 1973. Dejé, desde entonces, de vivir en mi patria de nacimiento y crianza. Ya son cuarenta y seis años desterrado. Moriré en el destierro.

Tiempo después, luego de trabajar durante dos años en el Instituto Max Planck de Starnberg, Alemania, y de paso por Paris, recomendado por Jürgen Habermas, llevé mis cuitas hasta desfogarme amargamente por los sufrimientos que Pinochet y el golpe militar nos causaran a los chilenos, ante el filósofo francés Michel Foucault quien luego de oírme en silencio me cortó el lamento de una vez y para siempre. “No culpe a Pinochet, que no ha hecho más que cumplir con su deber y hacer lo que le correspondía” – me dijo palabras más palabras menos, con extrema dureza, mientras sonaba una sonata para violín y piano de Johannes Brahms en su tocadiscos. “Culpe a los comunistas, a sus compañeros del MIR, a los socialistas chilenos y a usted mismo, que empujaron a sus compatriotas al peor de los abismos: el abismo del castrocomunismo. Los culpables por esta tragedia no son los militares ni la derecha: son ustedes, los marxistas chilenos”.

Fue la primera vez que vi expuesta, por uno de los pensadores más lúcidos y afamados de su tiempo, que conocía las diversas versiones del marxismo leninismo, hasta ser militante de la izquierda maoísta, conocedor de Marx, pero también de Carl Schmitt, la otra versión de los hechos. Poco tiempo después, el historiador alemán Ernst Nolte culparía al bolchevismo por la existencia de Hitler y el Tercer Reich. La marcha de la locura es una de acción y reacción. Nadie es inocente.

No era suficiente como para reivindicar a Pinochet, cuyo desprestigio dadas las graves violaciones a los derechos humanos cometidos bajo su mandato, había alcanzado las más altas cotas del rechazo mundial, pero dejaba traslucir el rechazo al marxismo soviético y al socialismo en bloque, tal aquel del que también pecara la izquierda chilena, como fuera expuesto sin dejar hilos sueltos respecto del socialismo francés por Jean Francois Revel en su consistente crítica al socialismo soviético. En una monstruosa campaña exculpatoria de Marx y el marxismo, vale decir: del socialismo real, su versión práctica, sobran los socialistas de buenos modales, como Moisés Naim y Bernie Sanders. Desde la publicación de El conocimiento inútil, de Revel, hay que ser un ignorante, un desaprensivo o un irresponsable amoral para defender al socialismo y pretender que la narcotiranía venezolana es criminal, pero no socialista. Como si el socialismo no fuera criminal, la peste roja que ya ha costado más de cien millones de muertes.

Existen suficientes e incontrovertibles evidencias de que la iniciativa y el proyecto originario del golpe de Estado que llevo al brutal derrocamiento de Salvador Allende no fue del general en jefe y comandante general de los ejércitos chilenos, sino del alto mando de la marina. Cuyos integrantes decidieron derrocar a Allende y evitarle al país una eventual tiranía a la cubana. O una tragedia como la que hoy vivimos los venezolanos. Y quienes, conscientes de las excelentes relaciones existentes entre el general Pinochet y Salvador Allende, incluso con la familia presidencial, postergaron hasta el último momento su planteamiento de sumarlo al golpe, temiendo no estuviera dispuesto a acompañarlos. Lo hicieron finalmente mediante un breve escrito conminativo, fechado el viernes 7 de septiembre de 1973, en el que se le participaba la decisión irrevocable de dar un golpe de Estado y proceder a derrocar al presidente de la república. Ya allí se manejaba la fecha del 11 de septiembre. Y se le conminaba a participar en él y ocupar el puesto que le correspondía como primera antigüedad de las fuerzas armadas. O atenerse a las consecuencias. Tras un breve lapso de reflexión no solo aceptó integrarse al movimiento, sino que puso a disposición de los conspiradores sus anotaciones respecto de los pasos a seguir, en los que llevaba tiempo reflexionando. “Supe que tendría que encabezar un golpe de Estado y derrocar al gobierno de la Unidad Popular desde que vi la primera cola en una panadería” – le confesaría a una periodista chilena que lo entrevistaba. Le correspondió la máxima dirección del movimiento.

No solo fue un acto producto de las condiciones extremas de un Estado de excepción sin otra salida alternativa que una guerra civil, sino que fue perfectamente consciente y calculado. Sin la intervención de los Estados Unidos. Se cumplió siguiendo los más altos estándares militares, ocupando en pocas horas todos los lugares estratégicos y paralizando cualquier acción opositora antes de nacer, bombardeando con alto nivel de preparación y capacidad técnica el palacio presidencial. Y persiguiendo y encarcelando a toda la dirigencia revolucionaria, paralizada por la amplitud y profundidad del golpe de Estado. Resolviendo en pocas horas el crucial problema de la posesión del poder y la plena recuperación de la soberanía. En pocas horas el país estaba en manos de la Junta Militar, que adquirió un control absoluto de los puntos y enclaves estratégicos. Toda oposición pareció inútil, incluso antes de ponerse en acción. De allí la sabia recomendación de Salvador Allende de desistir de cualquier acción de resistencia y pedirle a la ciudadanía se retirase a sus casas. Luego de lo cual procedió a suicidarse.

Resuelto así el principal problema político, pacificado el país y controlados los eventuales focos de insurgencia, la Junta Militar de Gobierno presidida por Augusto Pinochet se dispuso a llevar a cabo su proyecto socioeconómico. Transformar la sociedad chilena, modernizándola. Haciendo uso del programa económico de gobierno del candidato presidencial Arturo Alessandri Rodríguez, el famoso “ladrillo”, que implicaba una estricta aplicación de los planes económicos de los llamados “Chicago Boys”, del economista Milton Friedman, desmontando todos los mecanismos de control estatal sobre la economía y estableciendo el imperio del libre mercado, el país debió enfrentar una grave crisis económica que golpearía los bolsillos de los consumidores, carentes de todo medio defensivo. Reduciría drásticamente el tamaño de la burocracia estatal, e impondría el emprendimiento de las fuerzas de trabajo. Al mismo tiempo que se saneaba el sector público y se reducía el gasto, se procedía a poner en acción una auténtica revolución del campo, que anclaba la economía chilena al pasado, modernizándola bajo los parámetros de una agroindustria. Fue uno de los sectores más dinámicos de la nueva economía chilena. El cobre dejó de ser la única fuente de ingresos. El Estado dejó de ser el acaparador todo poderoso, el dilapidador de las divisas. Chile fue puesto a valer.

El regreso a la democracia tras diecisiete años de férrea dictadura, obedeciendo las determinaciones constitucionales establecidas por una Constitución redactada por los miembros de la Junta Militar, que pautaban un plebiscito para determinar la continuidad en el poder del general Pinochet, la derrota que en dicho plebiscito sufriría Pinochet y la convocatoria a elecciones generales que instaurarían la transición a la democracia bajo la dirección del demócrata cristiano Patricio Aylwin, fijaron el rumbo político de la sociedad chilena.

Tras superar las graves crisis coyunturales provocadas por la reestructuración de los fundamentos de la economía chilena y su profunda transformación, que al abrirse a la libre competencia la situaría a la cabeza del desarrollo económico de la región sentando un precedente de cambio hacia el liberalismo, Chile pudo transitar los veinte años de transición sin rupturas. Logrando el desiderátum de la unión de todas las fuerzas sociales y políticas, orientadas unánimemente en una sola dirección. Una obra de ingeniería política solo comparable con la transición española. Según nos confesara el propio presidente Aylwin, su primera actividad como presidente de la República fue convocar al general Pinochet para exigirle su renuncia. A lo que el general le habría respondido: “le debo absoluta obediencia, Sr. Presidente. Pero no le aceptaré esa orden. Pues si yo no estoy a su lado, ¿quién otro podría garantizarle la absoluta lealtad de las fuerzas armadas?”.

Basta observar los índices macroeconómicos para comprobar el poderoso efecto provocado por las profundas reformas estructurales de la economía chilena. No obstante, el profundo trauma sufrido por su sociedad, difícilmente podría discutirse el benéfico efecto modernizador sobre la economía y el orden social logrado por la dictadura. Una dictadura inmanente al orden capitalista de la sociedad chilena, determinada desde su mismo origen a no extenderse más allá de lo necesario con el objetivo de restablecer el orden democrático de la sociedad chilena. Aunque profundamente repudiada por la opinión pública mundial. Se adjunta un artículo para determinar las diferencias específicas entre la dictadura pinochetista y otras, como la castrista y sus derivaciones.

Fuente: https://es.panampost.com/antonio-sanchez/2020/03/14/pinochet-chile/

Álbum de Fotos – Alta Vista

Conflicto insurreccional en Chile – Publicación Especial por Edward Cáliz.

Antecedentes generales

El 16 de octubre de 2019 la Organización de Estados Americanos (OEA) emitió un comunicado de prensa, donde se describe que “las actuales corrientes de desestabilización de los sistemas políticos del continente tienen su origen en la estrategia de las dictaduras bolivariana y cubana, que buscan nuevamente reposicionarse, no a través de un proceso de reinstitucionalización y redemocratización, sino a través de su vieja metodología de exportar polarización y malas prácticas, pero esencialmente financiar, apoyar y promover conflicto político y social. Las “brisas bolivarianas”, a las que ha hecho referencia el presidente de la ilegítima asamblea nacional constituyente bolivariana, han traído desestabilización, violencia, narcotráfico, muerte y corrupción”[1].Luego, 2 días después, el 18 de octubre de 2019, se iniciaron las movilizaciones en Santiago de Chile con la evasión masiva en el Metro de Santiago, abiertamente promovido por el Partido Comunista y el Frente Amplio, trayendo como consecuencia una perfecta sincronización en los incendios que afectaron a una veintena de estaciones del tren subterráneo.A estas alturas, los antecedentes de inteligencia internacional revelan que gran parte del financiamiento de la insurrección que se está viviendo en Chile, proviene precisamente del narcotráfico, particularmente del Cartel de los Soles, el mayor cartel de narcotráfico en la actualidad en Latinoamérica, entre cuyos líderes se encuentra Diosdado Cabello, hombre de confianza del narco-dictador Nicolás Maduro y operando además en concomitancia con las guerrillas de las FARC y el ELN[2].Estas guerrillas, después del acuerdo de paz en Colombia, migraron hacia la zona occidental de Venezuela y tienen el monopolio en la producción de clorhidrato cocaína, el control de la zona fronteriza con Colombia y el tráfico ilícito de combustibles desde y hacia Venezuela. Estas acciones están financiando el conflicto insurreccional en los países de Latinoamérica, entre ellos Chile, bajo claros objetivos preestablecidos por el Foro de Sao Paulo, tal como lo ha descrito el propio Nicolás Maduro y Diosdado Cabello.[3]

Agentes articuladores del movimiento insurreccional

Actualmente hay un proceso de desestabilización en toda la región latinoamericana que busca el derrocamiento de los gobiernos de Ecuador, Colombia y Chile, existiendo para ello una articulación de fuerzas criminales que están actuando en las movilizaciones con el objeto de incrementar las fisuras del sistema político y del Estado y hacer sucumbir a sus democracias.En Chile, detrás de ello, se encuentra el Partido Comunista y el Frente Amplio, junto a sus distintas facciones, siendo el motor de empuje a las movilizaciones sociales e intentando desestabilizar a las fuerzas de orden y seguridad, por medio de una permanente campaña comunicacional tendiente a desacreditar el accionar de Carabineros de Chile en el restablecimiento del orden y utilizando la exageración y el falseamiento de hechos tildados como violaciones a los derechos humanos.Para ello el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), organismo fuertemente politizado al alero del Partido Comunista, en conjunto con movimientos sociales subversivos y anárquicos han distorsionado el acontecimiento de hechos en los que la fuerza pública ha debido actuar, generando situaciones forzadas para imputar falsas acusaciones en contra del personal de Carabineros y Militares.Lo anterior, obedece a una estrategia de desestabilización de la democracia por medio del financiamiento de movimientos políticos, sociales, subversivos y anárquicos en que se han distorsionado las dinámicas políticas de los países afectados, implementando en Chile una verdadera dictadura del pensamiento en las universidades, donde han institucionalizado sofisticadas estructuras de cooptación, represión, desestabilización y de propaganda mediática, bajo el auspicio de las dictaduras venezolana y cubana, cuyo único fin es el de instalar un gobierno ideológicamente concordante a lo que se espera será la Unión de Repúblicas Socialistas Hispanas (URSH), haciendo un símil de lo que fue la otrora Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS)[4].

El Grupo de Puebla

El Grupo de Puebla, es una variante del Foro de Sao Paulo, creado en la ciudad de Puebla, México, pero refundado esta vez con un nombre distinto, principalmente por los escándalos de corrupción y de vínculos al crimen organizado de sus principales líderes como Ignacio Lula Da Silva, Hugo Chávez y Evo Morales, entre otros.El Grupo de Puebla ha dejado estipulado que propenden a crear Unión de Repúblicas Socialistas Hispanas (URSH), con miras a que cada “provincia” (país) estén supeditadas al dominio y control de las dictaduras de Cuba y Venezuela. Dentro de los líderes políticos de Chile en este grupo se encuentra Marco Enríquez Ominami (MEO) y su vinculación con el “estallido social” se centra en seguir apoyando las movilizaciones, por cuanto en Chile se pretende derrocar el actual gobierno del presidente Sebastián Piñera.En consecuencia, el Grupo de Puebla, siegue siendo el eje conductor de las movilizaciones que se lleven adelante en Latinoamérica con miras de cumplir con los objetivos trazados de generan un continente conformado con “repúblicas sin fronteras” y mandatados por lineamientos de las dictaduras cubana y venezolana.

Origen del conflicto insurreccional

El conflicto insurreccional en Chile tiene su origen a comienzos de los 90’s y se basa en un proceso de deconstrucción de la sociedad chilena, básicamente, la intervención de diversos aspectos culturales que han propiciado el adoctrinamiento de jóvenes y provocado la formación de adolescentes y adultos jóvenes simpatizantes del “anarco-comunismo” que pretende abolir el Estado Chileno actual y su sistema económico “neoliberal”.La estrategia para el copamiento del sistema educativo escolar y universitario se basó en los postulados de Antonio Gramsci, cuyos ideales reformistas del marxismo le llevaron a plantear el concepto de “Hegemonía Cultural”, principalmente a través de cambios culturales como la modificación en la educación temprana (adoctrinamiento), la separación del hombre con Dios (eliminar valores de la fe y moral) y controlar los medios de comunicación (control de consciencias).El copamiento del sistema educativo, tanto a nivel primario, secundario y universitario, está siendo llevado bajo ejes del neo-marxismo, con profesores que se formaron en la década de los 90’s (y en adelante), bajo lineamientos del socialismo del siglo XXI impuestos por el Foro de Sao Paulo para crear niños y jóvenes con elementos de la ideología de género, la distorsión de la Historia de Chile y la falta de Educación Cívica para empoderados de derechos, pero ignorantes de deberes y con una fuerte aversión a la verticalidad, es decir, de no reconocer ningún tipo de autoridad, ni siquiera la de sus propios progenitores.Hoy, gracias a este trabajo de “educación insurreccional” la izquierda chilena cuenta con una generación de jóvenes, en su gran mayoría desertores del sistema educativo tradicional, pero adoctrinados en la insurrección. De ahí la percepción de tener la capacidad de enfrentar a la fuerza pública, sin respeto ni miedo de sus consecuencias (ACAB-1312)[5].

Neutralización del sistema de inteligencia

Con la llegada de la democracia en 1990 el sistema de inteligencia nacional se vio fuertemente intervenido, a propósito de las acciones desarrolladas en el régimen militar y que gran parte de los políticos que asumieron cargos públicos tanto en el primer gobierno de la Concertación como en los demás gobiernos de la misma bancada política, habían sido objeto del sistema de inteligencia durante el gobierno de Pinochet.Las acciones sobrevinientes en las décadas posteriores, bajo el liderazgo del partido comunista y las pretensiones de toda la izquierda radical de establecer un sistema socialista-comunista para Chile, debían estar libres de toda operación de inteligencia que les obstaculizara el objetivo final. De ahí, por ejemplo, bullada fue la noticia de informes de inteligencia del año 2004 que anticipaban la intervención de miembros de las FARC en labores de cooperación guerrillera en la Araucanía[6] y por tanto deja en evidencia que no había intención de mantener un sistema de inteligencia activo que permitiese anticiparse a escenarios de conflictos liderados por la izquierda, por cuanto obstaculizaba sus pretensiones.Los dos triunfos de la “centro-derecha” en Chile, con el primer y segundo gobierno de Sebastián Piñera, en ambos casos antecedido por Michelle Bachelet, hacía presagiar una dura contienda política para la izquierda chilena para mantenerse en el poder e instalar un régimen socialista de característica Castro-Chavista. De ahí, el apoyo de Venezuela y Cuba para apurar el establecimiento del régimen por medio del derrocamiento del presidente Piñera, pese a haber sido electo democráticamente en las urnas.

Inmigración forzada

La migración masiva de haitianos en 2017 hacia Chile, fue la gota de “rebasó el vaso” en cuanto a inmigración, porque la apertura a la inmigración libre estaba dándose desde hacía varios años antes. Sin embargo, el caso de los haitianos obedece en esencia a una forma de neutralizar el poder de un gobierno de centro-derecha. A inicios del 2017, las estadísticas evidenciaban un amplio descontento con el gobierno de la expresidenta Michelle Bachelet y por tanto una puerta de entrada nuevamente a la Centro-Derecha, representado fuertemente por Sebastián Piñera.La operación de ingreso masivo de haitianos a Chile tuvo dos finalidades esenciales:

  • Incrementar los índices de pobreza para el gobierno entrante, que ya se vaticinaba la alta probabilidad de reelección de Sebastián Piñera y en consecuencia se debía obstaculizar la ejecución del programa de gobierno destinado a la reducción de este concepto, transformándose así el aumento de “pobreza” en un tema importante para el próximo candidato de izquierda.
  • Cautivar futuros electores para la izquierda chilena que impidieran una nueva oportunidad para la derecha o la centro derecha de volver al poder y consolidar las pretensiones de la instauración de un gobierno socialista de carácter “castro-chavista”.

Sin embargo, la inestabilidad en Venezuela generó la posibilidad de migración de muchos venezolanos hacia Chile, pero una instancia ideal para infiltrar agentes de la revolución que apoyaran las acciones de insurrección y permitieran iniciar un símil del “caracazo” de Venezuela en 1988.Así todos los procesos migratorios, tanto regular como forzados, han servido como un ingrediente más para llevar adelante el proceso insurreccional en Chile, lo que a su vez se conjuga con un sinnúmero de otras variables que han desplegado violencia y destrucción, como las alianzas estratégicas con elementos anárquicos, subversivos y del narcotráfico.

Campaña comunicacional

La campaña comunicacional para inducir el consciente colectivo hacia el odio y el resentimiento como ingredientes necesarios de una “insurrección”, se centraron durante décadas en demonizar el rol de la Fuerzas Armadas durante el régimen de Augusto Pinochet Ugarte y limpiar la imagen de Salvador Allende Gossen como el mejor presidente de Chile, exculpándolo de la responsabilidad de haber llevado a Chile al caos de esos años y que marcaron la necesaria intervención de las Fuerzas Armadas para recuperar el país.Después del retorno de la democracia, de forma constante los distintos canales de televisión mantuvieron vivo el recuerdo del Golpe de Estado y de todo lo vivido desde el año 73 en adelante, precisamente haciendo énfasis a las violaciones de derechos humanos cometidos por miembros de las Fuerzas Armadas y de Orden, pero relativizando las causas que llevaron al pronunciamiento militar.Son innumerables los programas de televisión que durante más de 29 años han estado transmitiendo programas alusivos al periodo 73-89, precisamente en los meses de julio y agosto de cada año, predisponiendo a la audiencia frente a temas que polarizan aún a Chile. De ahí nace los primeros ápices de insurrección de las nuevas generaciones, que crecieron en un mundo comunicacional donde el mensaje siempre fue que las FFAA y de Orden “mataban gente”, sumado a otras variables que generaron el resentimiento como ingrediente necesario para no tener miedo ni respeto.Hoy la tendencia de los periodistas y editores que trabajan en los distintos medios de comunicación, (radio, televisión, prensa) en un 99% poseen una marcada ideología de izquierda, particularmente socialista, en consecuencia, la línea editorial de lo que se transmite como contenido, se basa en un pensamiento de izquierda, que tiende, entre otros, a demonizar las Fuerzas Armadas y de Orden como instituciones innecesarias para el Estado.

Partido Comunista de Chile

El Partido Comunista de Chile (PCChile) ha sido uno de los impulsores del conflicto insurreccional en Chile. Es innegable la participación que tuvo el PCChile en el intento de desestabilización del régimen de Pinochet, junto a su brazo armado el Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR) hasta 1987 cuando éstos últimos pasaron a ser autónomos, pero que luego del fallido intento de asesinar a Pinochet en 1986 y del retorno de la democracia, sus pretensiones de instalarse como poder hegemónico en Chile continuaron.La congregación del Foro de Sao Paulo no tuvo otra finalidad más que restructurar las fuerzas opositoras al sistema económico imperante, el capitalismo, que ya había dejado en evidencia su triunfo al ser derribado el Muro de Berlín en 1989 y redefinirlas hacia Latinoamérica. Las reuniones anuales del Foro, integrado entre otros por el PCChile, llevaron a rediseñar la estrategia para consolidar el poder, pero esta vez no por la imposición de las armas, sino que utilizando la teoría de “Hegemonía Cultural” de Antonio Gramsci como elemento principal, para hacer un trabajo de largo plazo que crearía una fuerza insurreccional con altas probabilidades de vencer.Sin duda que el trabajo silente de adoctrinamiento de la actual generación que pulula entre los 15 y los 30 años, con la penetración en los colegios y las universidades, han sido el ingrediente principal y la combinación perfecta para llevar adelante el proceso de insurrección y la desestabilización de una economía que hasta hace 2 meses dejaba a Chile como uno de los líderes de la economía Latinoaméricana y un referente de la economía mundial.En consecuencia, como “doctrina” tanto el comunismo como el socialismo son corrientes de pensamiento atentatorias contra la estabilidad económica de un país que no transita en dichas ideologías y por tanto su imposición de la fuerza insurreccional las hace tan dañinas como un cáncer, que de forma paulatina avanza y carcome lo que queda del ser humano (sistema económico) hasta lograr su extinción.

El avance insurreccional

El avance del conflicto insurreccional se verá intensificado a partir del mes de marzo de 2020 y en consecuencia se infiere razonablemente que habrá una escalada de violencia, heridos y muertes, a consecuencia de vándalos, delincuentes y anarquistas que intensificarán las acciones, esta vez con saqueos a las viviendas, condominios y edificios.En el mes de diciembre pasado ya hubo un ingreso violento de ciclistas que ingresaron a un condominio, violando el recinto como propiedad privada, por lo que este tipo de acciones se verán intensificadas en el mes de marzo y abril.El panorama del mes de abril y las elecciones programadas para definir si se camba la constitución o no, tendrá un escenario complejo si la ciudadanía expresa su voluntad de “Rechazo” a la nueva constitución, ello porque ya ha habido parlamentarios de izquierda que han amenazado con que el conflicto se agravará. Estas afirmaciones de los políticos son serias porque predisponen la intención de incrementar el conflicto insurreccional.Sin embargo, ¿que se debería hacer para retomar el Chile que se tenía hasta antes del “estallido social”? Es indudable que las fuerzas políticas no están en sintonía para generar diálogos democráticos que lleven a una disminución de los movimientos sociales que se valen de la violencia para ir generando el caos. Por tanto, la voluntad política de los principales promotores de esta escalada NO es precisamente llegar a un acuerdo. Su objetivo es abolir el actual Estado de Chile y ante ello, no hay acuerdo que pueda evitarlo.

Recuperación del Estado de Derecho

A estas alturas, no son muchas las alternativas que se tienen para evitar una imposición de una dictadura Socialista y Comunista en Chile. Por lo tanto, la historia nos demuestra hoy más que nunca que Chile no desea ser parte de estas ideologías.En consecuencia, la restitución del Estado de Derecho debe imponerse por medio de lo siguiente:

  • Decretar el Estado de Sitio y establecimiento de la Ley Marcial
  • Eliminar el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH).
  • Decretar el cierre de las fronteras y expulsión de extranjeros subversivos vinculados a las dictaduras de Venezuela y Cuba.
  • Romper relaciones diplomáticas con Cuba y Venezuela
  • Proscribir el comunismo como doctrina atentatoria contra la estabilidad democrática de Chile y expulsar a sus adherentes hacia países de la preferencia de su doctrina.

Finalmente, la imposición del Estado de Derecho garantiza el respeto y retorno de los derechos consagrados en la Constitución Política de la República y que han sido secuestrados por la insurrección. La eliminación del vandalismo, de la delincuencia y del narcotráfico, son algunas de las consecuencias positivas que se logrará.

Referencias

[1] Disponible en: https://www.oas.org/es/centro_noticias/comunicado_prensa.asp?sCodigo=C-081/19, consultado el 23-10-2019.[2] Disponible en: https://es.insightcrime.org/investigaciones/narcotrafico-en-el-regimen-venezolano-el-cartel-de-los-soles/, consultado el 03-01-2020.[3] Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=1OL92gKrwrA , consultado el 03-01-2020[4] Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=iuYXoNS1kBM , consultado el día 23-10-2019[5] Disponible en: http://www.intelige.cl/que-significa-acab-1312/, consultado el 03-01-2020[6] Disponible en: https://www.cooperativa.cl/noticias/pais/politica/partido-comunista/correos-electronicos-apuntan-a-relacion-entre-partido-comunista-y-las/2015-07-31/122044.html, consultado el día 02-01-2020

¡Aviso de asteroide! Una roca espacial sobrevolara la Tierra el 24 de julio.

El enorme asteroide, del tamaño de un estadio, se precipita hacia la Tierra y pasará a toda velocidad el 24 de julio. Se mueve a más de ocho kilómetros por segundo, lo que equivale a unas 17.900 mph.

Dada esta enorme velocidad, todo lo que se encuentre en su camino será destruido por el impacto.

El asteroide, llamado 2008 GO20, podría tener hasta 220 metros de ancho, y es bastante más grande que el Castillo de Edimburgo, que mide 135 metros.

El asteroide pasará sin problemas por la órbita de la Tierra el sábado a las 20.35 horas.

Pasará a una distancia de 28.70.847.607 km, aproximadamente ocho veces la distancia entre la Tierra y la Luna.

Aunque se sospecha que pasa de forma inofensiva, su órbita cercana al planeta ha sido clasificada como Apolo, que contiene los asteroides más peligrosos.

La Nasa ha declarado que la situación se está vigilando de cerca.


A PRINCIPIOS DE JUNIO, UN ASTEROIDE DEL TAMAÑO DE LA TORRE EIFFEL, DENOMINADO 2021 KT1, SE ACERCÓ A LA TIERRA.
SE ACERCÓ A LA TIERRA A UNA DISTANCIA DE 4,5 MILLONES DE KILÓMETROS.
SE CLASIFICÓ COMO «POTENCIALMENTE PELIGROSO», YA QUE TODO LO QUE SE ACERCA A MÁS DE 4,6 MILLONES DE

El aborto, arma geopolítica para destruir a la civilización.

El aborto más allá de la ética es un arma geopolítica de la que se vale la izquierda internacional para degradar los valores y el legado espiritual de Occidente, y con ello facilitar la imposición de ese socialismo manejado por las mafias de financieritas transnacionales.

Hay que hablar con claridad: el aborto siempre ha sido, es, y será, un asesinato de un ser humano en ciernes. No hay aquí ningún “derecho” humano, ni “reproductivo”, ya que es justamente lo contrario, no reproduce nada, sino que elimina.

La discusión ética sobre si conviene practicarlo en circunstancias especiales, como cuando está en riesgo la vida de la madre, siempre debería fundamentarse en valores religiosos, porque son trascendentes, y no en lo que a la racionalidad del Estado conviene.

Agustín Laje – 15 Mentiras Sobre El Aborto

El Estado busca la supervivencia de sí mismo, pero en ese lance aplasta los derechos de los individuos. Además, el concepto de Estado como entidad estructural de poder político, ha quedado rebasado por las megaestructuras de poder que representan los enjambres financieros mundiales, transnacionales, emporios sin rostro y capital sin nacionalidad y sin escrúpulo alguno, que dominan a los gobernantes como títeres e imponen su agenda.

Ante estos embates, el individuo hoy en día se sabe vulnerable y el Estado no puede protegerlo, pues ha sido absorbido por las mega estructuras, que lo controlan (entre otras formas) al inyectarle ideología para normar conductas sociales legalizando iniciativas antinaturales.

La normalización del asesinato de los hijos en el vientre materno hace a quienes lo practican asumir la vida humana como un medio y no como un fin.

En esa lógica se aborta porque siempre se halla algo como más importante que la vida del bebé. Ya sea el trabajo, la independencia, la libertad, los planes. Lo que sea.

Y esto tiene como resultado, siendo que el aborto se practica masivamente, una mentalidad social de racionalidad instrumental, es decir, según la cual la vida no es lo más importante, sino el papel que juega el individuo, sobre todo, en la competitividad económica-laboral.

Dicho de otra manera, el aborto propicia la normalización del pensamiento de que hay algo por encima del ser humano, de los hijos propios, pensamiento que “cosifica” al hombre.

Esta mentalidad propia de la modernidad tecnocrática implica la demolición de muchos de los pilares en que se funda y descansa Occidente: el aborto es un ataque directo a un ser indefenso, pero también es una puesta en crisis de la familia natural, de la sexualidad natural y sus consecuencias, del valor de la vida, y de la religión.

Y es simultáneamente la industrialización del asesinato, que no por ser practicado contra un ser pequeño es menos asesinato que los de los cárteles criminales.

Hay cárteles del aborto, inmensamente billonarios, una gran industria que devora cuerpos de niños no nacidos. Y todo esto con la complacencia del Estado, uno del que como conservador se debe desconfiar siempre.

No hay ningún fin superior que justifique la industria millonaria del aborto. Que por supuesto, está vinculada con la industria “médica”, con la Big Pharma -otro de los brazos del Biopoder- y con la industria cosmética, la banalidad en su máxima expresión.

El aborto más allá de la ética es un arma geopolítica de la que se vale la izquierda internacional para degradar los valores y el legado espiritual de Occidente, y con ello facilitar la imposición de ese socialismo manejado por las mafias de financieristas transnacionales, que, como hemos escrito, sólo han alfombrado la hegemonía del Partido Comunista de China (PCCh).

Un PCCh que impuso implacable la política de Estado de un solo hijo, el biopoder machacando la libertad familiar, e ignorando los derechos humanos, decidiendo desde el Poder por el individuo y su libre desarrollo.

Los fanáticos del Nuevo Orden Mundial, empezando por los Rockefeller y sus acuerdos con líderes del mundo para legalizar el aborto, al final del día no verán cristalizados sus sueños de dominio, de un solo gobierno mundial, una sola moneda y una sola religión, porque el Gran Dragón Comunista se les ha adelantado y no hay forma ya de detenerlo.

La hegemonía mundial será de China, y los globalistas han sólo hecho el papel de tontos útiles del PCCh, cuadrando todo para que se siente en el trono el comunismo más ateo y atroz del mundo.

A Occidente le toca rechazar todas las embestidas del progresismo, de las izquierdas y de los liberales que igualmente socavan los valores de la cristiandad y de los Padres Fundadores de los Estados Unidos.

Hoy tenemos a MAGA, uno de los movimientos más fuertes y trascendentes a nivel geopolítico en el orbe, uno que representa con claridad la resistencia al progresismo, que es la antesala del comunismo chino.

Hay otros líderes en América Latina que también luchan por conservar los valores universales, los de Occidente, y de todos unidos ha de surgir un esquema diferente de gobiernos y de estilos de vida, con mayor apego a la religiosidad, como a la libertad de expresión, contra la cultura neo-maoísta de la muerte civil en una revolución cultural por la cancelación del otro, del distinto.

Porque, ¿cómo se gana una guerra? No se puede ganar una guerra cuando el adversario tiene valores muy firmes, una moral fuerte, vigorosa.

Se gana cuando el enemigo tiene la moral por los suelos, cuando su moral ha sido sovacada, derruída, y no tiene motivaciones ya, cuando sus valores tradicionales se han podrido, y sus defensas han sido debilitadas. Así se logra entrar.

El primer paso para destruir a un enemigo es desmoralizarlo. El chino Sun Tzu sabía esto y Estados comunistas también lo sabían desde hace mucho y lo pusieron en práctica. Yuri Bezmenov, ex agente ruso de la KGB emigrado a Canadá lo señaló con claridad. Lo mismo Ion Mihai Pacepa, ex agente de inteligencia rumano.

Por eso el aborto es tan importante como un arma geopolítica para socavar la moral del mundo cristiano, porque instala en sus practicantes el aura del asesinato, y no hay quien viva sin culpas y profundas cicatrices luego de sufrir una experiencia filicida.

Quienes se lo han practicado viven en la angustia, en la culpa, justamente, desmoralizadas, y ese es el mood ideal para el enemigo, el estar en crisis.

Y cuando el aborto es masivo, “legal”, la sociedad entera está en crisis, respirando angustia, sabiendo que ha hecho algo que no está bien, que va contra su cuerpo y contra las leyes de la naturaleza —y de Dios—. Es fácil controlar y manipular a personas en crisis.

Cabe especificar que las mujeres chinas también se practican abortos masivamente. Sin embargo, hay una gran diferencia porque no tienen una base religiosa y cultural judeo-cristiana, y han sido adoctrinadas e ideologizadas durante varias generaciones por el Estado comunista. Por lo que pese a que en todos los casos el aborto es contradecir la función natural del cuerpo de la mujer y sus funciones, no necesariamente causa el mismo efecto psicológico que en las mujeres de la cristiandad.

Los globalistas llevaron al mundo occidental a este punto, pero China es quien se coronará, quien aprovechará este debilitamiento moral.

Por supuesto, no es al aborto la única arma usada para destruir la moral cristina, sino que va junto con un paquete ideológico vasto, que arroja además inmensas e inescrupulosas ganancias económicas: ideología de género, supremacismo homosexual, supremacismo negro, supremacismo feminista, lenguaje “incluyente”, cultura de la cancelación, infancia trans, normalización de la pederastia, de la pornografía y de su consecuente trata de personas, normalización del consumo de drogas y de la narco-cultura.

¿Qué tanta responsabilidad ha tenido a nivel histórico el Deep State norteamericano en la normalización de todos estos elementos de destrucción de una sociedad?

Créditos: Periodista del canal BLESS.COM - Raul Tortolero – Panampost.com (Prensa Patriota)

Newton, Isaac: "La unidad es la variedad, y la variedad en la unidad es la ley suprema del universo.